Los clásicos Disney o el surgimiento y consolidación de un imperio.

Por Katheryn de Armas

The Walt Disney Company es una de las más grande compañía de medios de comunicación y entretenimiento estadounidense y de las más importantes a nivel mundial, sin embargo. Cuando surgió en 1923 de la mano de los hermanos Walt y Roy O. Disney, se planeó como una productora de animación.

Trabajando en un primer momento con cortometrajes para hacer frente a la competencia, protagonizados por el icónico Mickey Mouse, la dirección de la compañía toma la arriesgada decisión de realizar el primer largometraje de dibujos animados que se conserva en su totalidad. En 1930 se aprueba la realización de Blancanieves y los siete enanitos. Siete años después, el filme de 83 minutos vería la luz y la carrera de Disney para convertirse en la mejor comienza.

Los motivos para realizar un largometraje no suponen un secreto para nadie y responden a la propia esencia del cine. El cine es arte y es industria y, precisamente por ello Disney necesitaba un largo. Las ganancias obtenidas por los cortometrajes no suponían beneficios, pues eran destinadas a la realización de nuevos cortos y a la vez, estos imposibilitaban el desarrollo de los personajes y las historias.

Disney comienza desde su primer largometraje a plasmar la política que en la actualidad persiste. Sus producciones responden a una moral conservadora y, como sus contemporáneas, recurre a la literatura para validarse, sin embargo, deforma la historia a voluntad para que encaje con sus ideales y con la imagen que desea transmitir.

Según Bob Thomas en Disney´s Art of Animation la historia es «Un romance entre una atractiva heroína y un héroe, la amenaza de un terrible mal, la comedia y la bondad de los enanos, un final feliz, una historia eterna del folclore familiar del público mundial” (1992). Pocas dudas quedan entonces acerca de la intencionalidad de la productora con su primera película de importancia.

Fotograma de Blancanieves y los siete enanitos (The Walt Disney Company, Hand D; Cottrell W; Jackson W; Morey L; Pearce P; Sharpsteen B. 1937)


Otro elemento representativo de la filmografía Disney surgiría a raíz del Blancanieves…, los personajes secundarios, usualmente cómicos, en este caso los enanitos, obtienen una cierta importancia, volviéndose entrañables no solo para el público infantil, sino también para los espectadores de más edad. Otra lectura, que quizás escape a los pequeños de casa, refleja como utilizan a las minorías como fuente de humor.

Le sigue Pinocho en 1940. Basada en una historia preexistente, cambia los castillos medievales por la humilde casa de un carpintero, que, cansado de su soledad, crea un muñeco al que un hada otorga vida.

Otro elemento clave se comienza a apreciar en la película: la búsqueda de superación del personaje principal, que evoluciona y como resultado es merecedor de dones y beneficios, usualmente de naturaleza mágica.

Disney potencia entonces la bondad como merecedora de una especie de justicia divina, mientras que la maldad, como veremos, trae consigo la otra cara, centrada en los castigos, en lugar de en los beneficios.

Fue, además del segundo largometraje de Disney, su primer fracaso en taquilla. No fue hasta su reestreno en 1945 que obtuvo ganancias. Pese a todo, en la actualidad es considerada uno de los clásicos de la compañía y de la animación. Sin olvidar, por supuesto, que fue la primera película de animación en obtener galardones en los Oscar; por Mejor Banda Sonora y por Mejor Canción Original.

Fotograma de Pinocho (Walt Disney Productions, Fergunson N; Hee T; Jackson W; Kinney J; Luske H; Roberts B; Sharpsteen B. 1940)

Como en la historia original su protagonista inspira repulsión por su horrible personalidad, el personaje sufrió considerables cambios para coincidir con la ideología de la compañía, volviéndolo incluso desde su apariencia más humana y adorable. Los duros castigos que llevan a la madurez del original también son sustituidos en la cinta, para hacerla más familiar.

En 1940 estrenaba también Fantasía, el primer largometraje completamente musical de la compañía. No contó con diálogos, salvo las breves intervenciones del director de la orquesta y Mickey Mouse, que acompañan la animación de los temas clásicos, casi como si de un programa se tratara. Las ocho piezas interpretadas estuvieron dirigidas por Leopold Stokowski e interpretadas por la orquesta de Filadelfia.

A causa de la Segunda Guerra Mundial y las limitaciones técnicas de muchas de las salas de proyecciones, la recaudación de Fantasía fue discreta. Con ella Disney se aleja de la adaptación de historias clásicas, sin embargo, sigue buscando validación, esta vez en la selección de obras que elige interpretar.

Fantasía funciona como un espacio para promocionar a Mickey Mouse que estaba perdiendo popularidad en detrimento del Pato Donald. Originalmente planeado como un cortometraje solo del segmento de El aprendiz de brujo, por su duración y costos de producción pasó a convertirse en un largometraje.

En 1941 Dumbo vio la luz. Con solo 64 minutos es uno de los largometrajes de menor duración. Surge para recuperar las pérdidas financieras que Fantasía y Pinocho trajeron consigo. Por dicho motivo se aprecia una ausencia de los detalles que enriquecieron a sus antecesoras. Se traslada la atención de la escenografía a la actuación/animación de los personajes. Durante su realización el personal de animación se declaró en huelga por cinco semanas, lo que les valió una representación satirizada en la producción y puso fin al clima de camaradería y familia que existía dentro del estudio. En la cinta está el primer coqueteo de la productora con el surrealismo. La escena de los elefantes rosas, alucinación producto al alcohol, rompe con las reglas establecidas una década antes.

Fotograma de Dumbo (Walt Disney Productions, Sharpsteen B. 1941)

Bambi fue estrenada en 1942 y supuso un reto desde el punto de vista de la animación. Ciertos elementos de la anatomía de los ciervos, como las astas, debieron ser animadas mediante un rotoscopio, por la dificultad de obtenerlos realistas a través del dibujo.

Estuvo en proceso de realización cinco años, por lo que su estreno fue posterior a Pinocho y Fantasía, pese a comenzar a grabarse en épocas similares. Por los fracasos que estas supusieron, doce minutos fueron eliminados del producto final, quedando este con una duración de 69 minutos solamente. Las circunstancias especiales de la guerra llevó al fracaso total de taquilla, no llegando a cubrir los gastos de producción.

El primer mediometraje fue estrenado en 1942 y tiene más de un elemento interesante en su realización. Saludos amigos mezcla la imagen en acción real con la tradicional animación de Disney, para obtener un producto final único.

Su duración de 43 minutos muestra una producción centrada en América del Sur como parte de una iniciativa del presidente Roosevelt. Contó con financiación federal, ya que el estudio pasaba por una situación económica precaria por los sucesivos fracasos de taquilla y al serio problema sindical, incluyendo la huelga de los animadores durante la producción de Dumbo.

Fotograma de Saludos amigos (Walt Disney Pictures, RKO Pictures, Fergunson N; Jackson W; Kinney J; Luske H; Roberts B. 1942)

El pato Donald, que ganaba cada vez más popularidad, fue seleccionado junto con Goofy para el recorrido por algunas de las regiones icónicas de Sudamérica, mientras que el personaje original José Carioca, aparece por primera vez y guía a Donald por Brasil.

Los tres caballeros estrenó en 1944 y continúa las aventuras de Donald por Latinoamérica, con José Carioca y el mexicano Panchito Pistoles. Fue la última de las producciones del estudio en ser estrenada durante la Segunda Guerra Mundial. Forma parte de la misma iniciativa del presidente Roosevelt y al igual que su antecesora está realizada uniendo la imagen real con la animación.

Música, maestro fue estrenada en 1946 y como muchas producciones de Disney de la época, funciona como película-paquete, es decir, como una sucesión de cortometrajes o segmentos sin conexión entre ellos, excepto por la música.

En 1947 estrenó otra película-paquete Las aventuras de Bongo, Mickey y las judías mágicas. Originalmente planeada para ser un largometraje, está compuesta por dos cortometrajes sin relación, debido a la situación económica que atravesaba el estudio. En ella reaparecen los personajes de Pepito Grillo, Mickey Mouse y sus amigos.

Al igual que sus predecesoras, Tiempo de melodía de 1948 es una película-paquete, compuesta por varios segmentos musicales, esta vez del folclore norteamericano. Es considerada una versión contemporánea de Fantasía. Resultó ser un fracaso comercial, como ocurrió con la producción que intentaba emular.

En 1950 estrenaba Cenicienta, el regreso de Disney a sus orígenes, los cuentos clásicos de princesas. Durante su producción el estudio tenía una deuda de más de 4 millones y estaba a las puertas de la quiebra.

Fotograma de Cenicienta (Walt Disney Productions, Geronimi C; Jackson W; Luske H. 1950)

Resultó ser justo lo que se necesitaba, reuniendo para su realización a los nueves principales y originales animadores del estudio siendo un éxito de taquilla y critica, el primero desde Blancanieves…. Con ella concluye la etapa de experimentación de Disney y comienza un periodo de reiteración de fórmulas, marcadas por la línea argumental del melodrama de romance más hollywoodense.

Alicia en el país de las maravillas fue estrenada en 1951 y la selección del tema no supuso una sorpresa. La historia de Carroll era del interés de Walt Disney y ya había sido adaptada a manera de cortometrajes por el estudio en sus inicios. Fue barajada como el primer largometraje del estudio, pero desechado por el estreno de una versión de otra productora en 1933. La idea original mezclaba animación con imagen real, pero finalmente se decidió realizarla completamente animada.

La película recibió numerosas críticas negativas por parte de los estudiosos y Disney fue acusado de americanizar la historia y sus personajes. Las reacciones resultan lógicas si se tiene en cuenta que el público meta de esta y todas las películas de la productora son las familias y no el público especializado en la obra de Carroll. Lo lejano del original trajo consigo una acogida fría en taquilla, sin llegar al desastre que supusieron algunos de los productos anteriores.

Peter Pan, estrenada en 1953 resultó un éxito en taquilla y popularizó la historia del niño que no quería crecer, de J.M. Barrie. Algunos de los elementos utilizados en la cinta pertenecían originalmente a Alicia en el país de las maravillas, como la melodía principal o el diseño y voz de Alicia y Wendy, que son iguales. Es además, la última de las películas del estudio en ser distribuida por RKO Pictures. De Peter Pan en adelante la distribución pasó a manos de Buena Vista, propiedad de Disney.

La dama y el vagabundo estrenó en 1955 y fue enteramente realizada y distribuida por Walt Disney. Fue la primera película de animación estrenada en Cinemascope. La cinta entró en preproducción a finales de los 30´ pero fue rechazada varias veces por Disney.

Fotograma de La Dama y el Vagabundo (Walt Disney Productions, Geronimi C; Jackson W; Luske H. 1955)

Una de las escenas más icónicas y parodiadas de la cinta casi desaparece del montaje final pues Disney (Walt) la consideraba absurda. El romántico momento en que Reina y Golfo comparten el plato de espagueti acompañados de Bella Notte (Bella Noche) a la luz de la luna pudo haber desaparecido, de no haber sido por el diseño y animación de Frank Thomas.

En 1959 se estrenó La bella durmiente. Fue la última de las películas producidas por Walt Disney basada en un cuento de hadas. Además, fue también el último en el cual el entintado se realizase a mano, siendo en su lugar realizado en Super Technirama 70. Su proceso de producción ocupó casi toda la década y, pese a ello, supuso un fracaso de taquilla. La película casi llevó a la bancarrota a los estudios y recibió numerosas críticas por la historia lenta y la planimetría de sus personajes. En ella, las formas suaves y redondeadas dan paso a una imagen más estilizada y angulosa, diferente a lo tradicional de la compañía.

Fotograma de La Bella Durmiente (Walt Disney Productions, Geronimi C; Clark L; Larson E; Reitherman W. 1959)

101 Dálmatas fue estrenada en 1961. Para su realización se utilizó la xerografía, lo que permitió la incorporación de los perros al filme. Es la primera de las producciones en que la historia se desarrolla de manera contemporánea a su producción. En sus personajes los animadores se alejan de la búsqueda del realismo perfecto, característica imperante hasta el momento en el estudio. Se inicia entonces una representación por momentos caricaturesca, sobre todo, en los villanos y especialmente en el personaje de Cruella de Vil, que termina eclipsando, pese a su maldad, al resto del elenco.

En 1963 fue estrenada La espada en la piedra, libre adaptación de la mítica historia del rey Arturo y su espada encantada, Escalibur. Fue la última de las producciones que se estrenaría en vida de Walt Disney, fundador de los estudios de animación. Pese a que los primeros storyboards se realizaron en 1949, no fue hasta 1960, tras la finalización de 101 Dálmatas, que se retoma el proyecto.

El libro de la selva estrenó en 1967 y fue el primer largometraje de la compañía tras el fallecimiento de su fundador, que murió durante su producción. El largometraje supuso un éxito enorme de taquilla.

La década del 70 empezó con el estreno de Los Aristogatos, otro éxito de taquilla protagonizado por animales. Disney parece hallar en estas, tras el fracaso que sus adaptaciones originales con animales suponen, una aceptación por parte del espectador, por lo que los animales tardaran un tiempo en abandonar sus producciones.

En 1973 se estrenó Robin Hood adaptación con final feliz de la leyenda del mítico héroe inglés. En lugar de usar humanos, recurre a los animales antropomorfizados para contar su historia. Fue, al igual que sus predecesoras, un éxito absoluto de taquilla.

Las aventuras de Winnie the Pooh estrenó en 1977 y fue la unión de tres cortometrajes que ya habían sido proyectados en cine con anterioridad (1966, 1968 y 1974). Cae entonces en la categoría de película-paquete, denominación ya en desuso por la compañía, y respondió a razones económicas. Pese a que para su estreno como largometraje ya Walt Disney estaba muerto, este superviso dos de los segmentos de la cinta. Para separarse de los cortos ya exhibidos, sus realizadores variaron los finales y se creó un nuevo final que uniera los tres en una sola conclusión.

En ese mismo año se estrenó Los rescatadores. Fue la última que contó con la colaboración de Walt Disney en su producción, iniciada en 1962, y ayudó a disipar las dudas alrededor de la pervivencia del departamento de animación tras el fallecimiento de su fundador. La película supuso nuevamente un éxito de taquilla, convirtiéndose en el largometraje animado con mayor recaudación hasta el momento. Es considerada como la última producción de la época de plata de los estudios, que comenzase con el estreno de Cenicienta.

Fotograma de Los Rescatadores. (Walt Disney Productions, Reitherman W; Lounsbery J. 1977)

En uno de los guiones originales se barajó la posibilidad de utilizar a Cruella de Vil como villana, esta vez motivada por la piel de un oso polar. Medusa, antagonista de la cinta, rinde tributo a su antecesora en la icónica escena de la conducción del descapotable. Marcó un momento de transición, pues la mayoría de animadores del estudio habían fallecido o se habían retirado, por lo que se combinan los talentos originales y la frescura de una nueva generación de animadores. Fue la primera de las producciones de la compañía en inspirar una secuela, aunque esta supuso un fracaso.

Tras el final del período de plata, iniciada con Cenicienta, Disney comienza una nueva etapa de búsquedas, marcada por los altos y bajos de los resultados en taquilla de sus producciones. Las experimentaciones técnicas y la reiteración de temáticas y fórmulas juegan en ocasiones en su favor y, la gran mayoría en su contra. Es claro para la compañía que debe mantenerse dentro de las clásicas variaciones establecidas hace casi un siglo.

El zorro y el sabueso fue estrenada en 1981 y cuenta la historia de dos amigos improbables, mostrando otra de las fórmulas de la compañía, la mezcla de mundos y personajes no afines por su naturaleza. Fue un gran éxito financiero. En ella trabajaron por última vez Frank Thomas y Ollie Johnston, leyendas de la animación del estudio, por tanto, la película contó con el trabajo de un gran número de novatos, que vinieron a sustituir a los retirados y fallecidos.

Un grupo de animadores, encabezados por Don Bluth abandonó el estudio para crear otra productora que nunca alcanzó éxito y gran parte del material fue robado, por lo que fue necesario rehacerlo. Pese al éxito financiero que supuso no se puede decir lo mismo de la crítica, que la acusó de ser innecesariamente larga y carente de elementos nuevos. Con ella y su antecesora El abismo negro, que no figura en esta lista por no considerarse un clásico inicia la etapa oscura, que finalizaría en 1989 con La sirenita.

En 1985 fue estrenada El caldero mágico, libremente basada en la saga fantástica Las crónicas de Prydain. Supuso un enorme fracaso de taquilla, recaudando solo 21 millones de los 44 millones con los que contó de presupuesto. Esto no resulta extraño pues la cinta se aleja totalmente de la estética de Disney e incursiona en cierto grado de terror. Más opuesto a la tendencia family friendly (apto para todo público) de los estudios no podía estar.

Basil, el ratón superdetective fue estrenada en 1986 y tuvo un éxito moderado en taquilla, no generando perdidas, pero tampoco grandes beneficios. Fue mal recibida por el público infantil, no acostumbrado a la oscuridad de la película y generó protestas por parte de los padres que se quejaban de lo aterradora que resultaba.

En 1988 la compañía optó por adaptar una versión libre de la obra de Charles Dickens, Oliver Twist. Vería así la luz Oliver y su pandilla, protagonizada por un grupo de animales que intenta sobrevivir en las calles de una atestada Nueva York. Su desempeño en taquilla no supuso grandes ganancias, pero tampoco generó perdidas. La crítica la acusa de predecible y en resumen, aburrida.

La sirenita estrenó en 1989 y supuso el regreso del estudio a los cuentos clásicos infantiles y la aparición de una nueva princesa Disney. Fue un éxito en taquilla, siendo el primero en diez años y marcó la etapa de renacimiento de Disney, lo que propicio una nueva época dorada.

Originalmente fue planeada como una serie de cortometrajes centrados en historias de Hans Christian Andersen. Inició su producción tras la finalización de Blancanieves… mas fue atrasado por la dificultad que animar la Reina de las nieves trajo consigo.  En los 80´ el proyecto es retomado y se elimina del guion a la abuela, aumentando los roles de Tritón y Úrsula, transformando a esta en una villana. El principal cambio ocurre en el final, donde se elimina la trágica conclusión del cuento por el final feliz marca Disney.

La interacción de la música en la trama se basó en los musicales de Broadway, donde las secuencias musicales estructuran puntos importantes de la trama. La música pasa a ser de simple acompañamiento a un elemento de importancia dentro de la historia. Fue la última de las películas en utilizar la xerografía durante su realización. En ella además se inicia un coqueteo con el CGI.

En 1990 se estrenó la primera secuela Disney, Los rescatadores en Cangurolandia. A diferencia de la cinta original, la secuela fue un fracaso en taquilla. Aun así, resulta rescatable en sus aspectos técnicos. Es el primer largometraje Disney realizado completamente por computadora,  los resultados en taquilla desalentaron a los directivos de los estudios de lanzar el resto de las secuelas en cines y optaron por lanzamientos directos a video, a menos que el éxito estuviera asegurado.

La bella y la bestia estrenó en 1991 y supuso un éxito de taquilla absoluto. La cinta se encuentra ubicada en el lugar n°34 de las mejores películas románticas estadounidenses y fue nominada en la categoría de mejor película de los premios Oscar. La critica la considera una de las mejores producciones desde Blancanieves… y La Cenicienta.

Fotograma de La Bella y la Bestia (Walt Disney Productions, Wise K; Trousdale G, 1991)

En 1992 estrenó Aladdin, que también fue un éxito de taquilla, siendo la película de mayor recaudación de ese año, con 504 millones de dólares. La canción principal de la cinta, A Whole New World/Un Mundo Ideal, además de ganar diversos premios se convirtió en la canción del estudio en llegar a la cima de los Billboard Hot 100. Es la primera vez que utilizan solo un esquema de color, estableciendo un contraste visual entre Aladdin y Jafar, asociando cada personalidad a un color especifico. Como dato curioso, vale la pena señalar que la película está llena de referencias a producciones anteriores del estudio y elementos de la cultura popular.

El rey león fue estrenada en 1994. Como es tradición en el período de renacimiento de la compañía, la cinta fue un éxito en taquilla, siendo la más taquillera de ese año. El producto final dista bastante de los guiones originales, que proponían en lugar de la historia conocida, una pelea entre leones y babuinos, idea que finalmente se desechó, pues funcionaría más como documental animado que como musical, género en el que Disney llevaba un tiempo incursionando con buena acogida por parte del público y la crítica.  

Pocahontas estrenó en 1995, la extremadamente libre adaptación de la historia de la india americana Mataoka. Se considera, pese a las enormes discrepancias históricas, el primer biopic del departamento de animación de Disney. Como sus antecesoras fue un éxito de taquilla.

El jorobado de Notre Dame estrenó en 1996 y supuso un cambio refrescante en la estética Disney. Fue la primera vez que la compañía fue en contra de uno de sus principios básicos, teniendo como protagonista a un personaje feo y grotesco, en oposición a la belleza casi perfecta y etérea que caracteriza a los diseños del estudio.

En 1997 estrenó Hércules, la libre adaptación de la historia del mítico semidiós romano, pese a la ambientación en Grecia. La cinta está cargada de referencias mitológicas descontextualizadas y tergiversadas para responder a la política familiar de Disney, que llega a convertir a Zeus en un marido fiel y en padre amable y preocupado.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen3.jpg
Fotograma de Hércules (Walt Disney Productions, Clements R; Musker J, 1997)

Mulan estrenó en 1998, y toma su inspiración de la Balada de Fa Mu Lan, poema tradicional chino. Pese a ser bien acogido por el público y contar con criticas favorecedoras, la cinta cuenta con un gran número de detractores que la acusan de estereotipada y occidentalizada.

En 1999 estrenaba Tarzan. Por sus resultados en taquilla fue considerada la segunda producción animada más exitosa del período, siendo sobrepasada solo por Toy Story. La película animada consiguió la soltura y apego a los personajes originales, en palabras del autor de los libros, que ninguna de las más de cuarenta adaptaciones anteriores había logrado.

Fantasía 2000 estrenaba en ese mismo año, tributo a Fantasía, estrenada casi cuarenta años antes y pensada para un público adulto. Fue la última de las producciones de la compañía en seguir los patrones artísticos de la época dorada de Disney y puso fin al periodo de renacimiento.

El inicio del milenio trajo una decisión arriesgada para los estudios, que apostaron por una producción filmada parcialmente en acción real y parcialmente animada por computadora, Dinosaurio; la primera se utilizo para los paisajes, mientras que la segunda se destinó a los personajes.

Las locuras del emperador del mismo año supuso un regreso a la animación tradicional y a las historias originales. Como ocurriese con Pocahontas o Hércules, la cinta está llena de errores históricos, pensados para que esta encajara en la ideología de la compañía y fuera apta para un público infantil. Su desempeño en taquilla fue malo, sin llegar a ocasionar perdidas, pero tampoco grandes ganancias. Parecía que con el nuevo milenio Disney dejaba atrás sus grandes beneficios.

Fotograma de Las Locuras del Emperador (Walt Disney Pictures, Dindal M, 2000.)

El 2001 trajo el estreno de Atlantis: el imperio perdido, la primera película de ciencia ficción de Disney. Contó con un desempeño moderado en taquilla, sin generar perdidas, pero tampoco grandes ganancias. El lenguaje de los atlantes fue específicamente creado para la cinta y es uno de los aspectos más destacables de la misma.

Lilo & Stitch fue estrenada en el 2002 y fue un éxito de taquilla. Es un canto a la familia y la importancia que esta tiene y articula su trama alrededor de canciones bien seleccionadas de Elvis. En ella, Disney muestra un inusual respeto por la cultura que elige reflejar, respetando las tradiciones hawaianas que opta por plasmar.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen2.jpg
Fotograma de Lilo y Stitch (Walt Disney Pictures, DeBlois D; Sanders C; 2002)

En ese año estrenaba también la segunda incursión del estudio en la ciencia ficción, El planeta del tesoro,  esta vez con una marcada estética steampunk. La película fue un fracaso en taquilla, generando pérdidas de más de 30 millones de dólares. Pese a ello contó con el apoyo de la crítica y recibió una nominación en la categoría de mejor película de animación de los premios Oscar en el 2002.

Hermano Oso estrenó en el 2003 y tuvo un desempeño moderado en taquilla. Disney opta por adaptar una historia fuertemente marcada por el folclore inuit y mezclada con elementos mágico-religiosos.

En el 2004 estrenó Vacas Vaqueras, otro fracaso de taquilla que generó pérdidas de casi siete millones de dólares. A raíz de ello, Disney abandona por un tiempo la animación tradicional para dar paso a la animación por computadora.

Chicken Little es el primer largometraje filmado utilizando los adelantos tecnológicos para lograr tridimensionalidad de la compañía. Estrenó en el 2005.  Fue un éxito de taquilla que logró palear las pérdidas ocasionadas por su predecesora. Sin embargo, recibió críticas negativas por la trama pobre e inconexa.

El 2007 trajo el estreno de Descubriendo a los Robinson, con un desempeño mediocre en taquilla, que no llego a generar perdidas, pero tampoco grandes ganancias. Continúa la línea de animación computarizada iniciada tras el fracaso de Vacas Vaqueras e incursiona nuevamente en la ciencia ficción. Tal parece que es un género que no es del agrado de los adeptos de Disney.

Bolt fue estrenada en el 2008 y supuso un éxito en taquilla. De cierto modo, es un regreso a las historias de los años 80´ en la que un animal es separado de su dueño y debe iniciar un largo viaje para reencontrarlo/salvarlo.

El 2009 marcó un regreso momentáneo a la animación tradicional, así como a los cuentos clásicos. Con La princesa y el sapo, la factoría Disney agrega una nueva princesa a su universo. La película fue un éxito de taquilla. Supone un regreso a la estética y temáticas de la etapa del renacimiento del estudio.

Enredados, estrenada en el 2010 vuelve a la animación tridimensional y fue un éxito de taquilla. Los elevados costes de producción la convierten en la película de animación más cara de la historia y la 12° de todos los tiempos. Supone, como su antecesora, un regreso a los temas y modos de hacer del periodo de renacimiento de Disney.

Fotograma de Enredados (Walt Disney Productions, Greno N; Howard B; 2010)

En el 2011 se estrenó Winnie the Pooh, marcando el regreso no solo del personaje, sino de la animación tradicional, siendo el ultimo en utilizarla. Su éxito en taquilla fue moderado.

Ralph el demoledor estrenó en el 2012, realizada con animación tridimensional y fue un éxito de taquilla. La idea de un mundo dentro de un videojuego arcade se estaba barajando desde 1980 y pasó por diferentes títulos y tramas. La cinta está cargada de cameos de personajes de populares videojuegos de los 70´ y 80´.

En el 2013 estrenó la reinterpretación de Disney de la historia de La reina de las nieves: Frozen. El proyecto se estuvo barajando desde el 2002, para comenzar su producción en el 2010. La película fue un éxito absoluto en taquilla y la critica amó el producto final.

Grades Héroes fue estrenada el 2014 y es la adaptación de uno de los comics de Marvel, que pasó a ser propiedad de Disney en el 2009 tras la compra de Marvel Entertainment. La película fue un éxito absoluto de taquilla. Es la primera de las producciones de la compañía en mostrar a personajes de los comics, así como la primera en reflejar superhéroes en su naturaleza más fiel.

En el 2016 estrenó Zootopia, con un éxito demoledor en taquilla. Se rescata y mejora el concepto de una sociedad construida por y para animales, originalmente presentado en Chicken Little.

Moana estrenó en el mismo año e incorpora un nuevo personaje al listado de princesas Disney, siendo la primera en ser de la  Polinesia, igualmente fue un éxito de taquilla.  

En el 2018 se estrenó la secuela de Rompe Ralph, Ralph rompe el internet. Como su predecesora está llena de referencias ya no solo a los videojuegos clásicos, sino también a elementos de la cultura pop y del mundo del internet. Resulta destacable la aparición de las princesas Disney, que le dan la bienvenida oficial a Vanellope como una de ellas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen1.jpg
Imagen tomada de Internet. Créditos al autor.

La secuela de Frozen vio la luz en el 2019 y responde al original título de Frozen II. Como su predecesora supuso un éxito en taquillas. En esta se responden alguna de las interrogantes que la primera entrega provoca en el espectador. Pese a las campañas a favor de la creación de una pareja amorosa femenina para Elsa, el personaje se mantiene soltera, mientras que su hermana contrae nupcias con Kristoff.

La factoría Disney ofrece a sus espectadores películas que, si bien suponen una reiteración de temas y fórmulas, son en su mayoría propuestas refrescantes, de una interesante visualidad que atrae a pequeños y grandes a disfrutar de sus productos.

Con sus más y sus menos, ha sabido hacerse con el control de la industria no solo de la animación, sino del cine en general, absorbiendo a diversas compañías rivales para agrandar y enriquecer su imperio.

Siempre habrá detractores que critiquen sus producciones, aun así, resulta innegable que el lugar que ha sabido ganarse en el corazón de millones de personas en el mundo con sus tiernas y edulcoradas producciones, nadie podrá arrebatárselo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s