De replicación de fórmulas. Las series médicas y su papel en la construcción de un nuevo lenguaje.

Por Katheryn de Armas

Las series médicas han formado parte del imaginario colectivo de cientos de jóvenes, y no tan jóvenes, desde el boom en la década del 90 de ER (Emergencias), pero la verdad es que, cuarenta años antes del estreno de la serie que catapultó a la fama a George Clooney, ya se realizaban producciones televisivas dentro del género.

En la década de los 50 se ponen de moda las llamadas work place programs (programas ambientados en lugares de trabajo) destacando las protagonizadas por abogados, policías y médicos. En las de médicos surge un nuevo tipo de héroe, que salva y protege no con el arma y la placa (como los sheriffs de los western o policías) sino con la bata blanca y el bisturí, pasando a ser uno de los mayores elementos de identificación del universo televisivo.

Fue en Estados Unidos donde surgió la primera de estas ficciones. En el año 1951, la cadena CBS estrenó City Hospital y abrió una nueva era para las series de ficción. Permaneció al aire hasta 1953 y en escasos tres años revolucionó completamente el mundo televisivo. El fenómeno se expandió a lo largo de todo el mundo y desde entonces, y con la excepción del período comprendido entre 1956 y 1961 siempre ha habido una serie del género en transmisión en el país.

Medic, de la NBC,fue su sucesora en 1954 y durante dos años mostró a sus espectadores una detallada y estricta fidelidad en los procedimientos médicos mostrados en pantalla.

Estas primeras producciones se centraban sobre todo en la relación entre los médicos y sus pacientes, dejando las vidas privadas de los galenos en un segundo plano. La carga dramática recaía en los pacientes y sus enfermedades. De igual manera, seguían una reiteración de fórmulas estrechamente conectadas con el surgimiento de la ficción televisiva, que ya habían demostrado ser de éxito y aceptación entre el público.

Con cinco temporadas y 191 episodios, Dr. Kildare, también de la NBC, sigue las aventuras del Dr. James Kildare, un personaje anteriormente presentado en el cine y la radio y que aprende los entresijos de su profesión.  Durante sus primeras dos temporadas la trama se centraba, sobre todo en el Dr. Kildare y sus colegas, pero a partir de la tercera, el peso dramático se traslada a los pacientes y sus familiares, ambas modalidades serán largamente replicadas en años posteriores, por momentos de la mano y por momento separadas.

En ese mismo año estrenó Ben Casey, de la cadena ABC. Siguió las peripecias médicas de un joven neurocirujano durante cinco temporadas, mientras atendía a sus pacientes y tenía un romance con una mujer que despertó de un largo coma.

Fueron tratados pacientes con enfermedades y padecimientos que, hasta el momento, no habían tenido cabida en el espacio televisivo, como las adicciones a las drogas, la anemia falciforme o la epilepsia. Pese a contar con la aprobación de Lyndon B. Johnson, presidente de los Estados Unidos, los episodios escritos sobre las enfermedades venéreas y las píldoras anticonceptivas no fueron producidos por la negativa de los directivos de la cadena a mostrar dichos temas. De ella se derivó en 1972 Young Doctor Kildare (El joven Doctor Kildare), que duró solo una temporada.

(Póster promocional de la serie)

The Doctors (Doctores), de la NBC empezó en 1963 y concluyó en 1982. Originalmente estuvo compuesta por capítulos unitarios, con personajes distintos y en los cuales la historia iniciaba y acababa en la misma emisión. Para julio de 1963 la idea se traslada a arcos semanales por los enormes gastos de producción que la contratación de actores distintos generaba. En marzo de 1964 comienza a seguir el formato seriado tradicional. Con personajes más sarcásticos y competitivos que los de su rival directa General Hospital (Hospital General) y un humor más incidental, agregaban realismo a sus diferentes historias.

La más longeva de las series médicas, General Hospital salió al aire en 1963 y ha sabido mantenerse en pantalla hasta la actualidad. A mitad de camino entre una soap-opera (telenovela) y un drama médico, con el tiempo se ha alejado cada vez más de este género, convirtiéndose el hospital en uno de los escenarios donde los hechos ocurren. Es probablemente de las que conforman este texto la más conocida y parodiada en producciones como House M.D o Friends. Su mayor importancia radica en la consolidación del hospital un escenario de la ficción a tener en cuenta y al afianzamiento del género del drama médico en la tradición televisiva. Cuenta con dos spin-off (series derivadas) General Hospital: Night Shift (Hospital General: Turno de Noche) y Port Charles.

Póster promocional de la serie

Terminando la década, en 1969, estrenó Medical Center (Centro Médico) de CBS. Seguía las mismas líneas de sus contemporáneas. Narraba las vivencias de un par de jóvenes doctores que intentaban probarse frente a su superior mientras, en un plano paralelo, sus vidas privadas se desarrollan.

NBC lanzó en el mismo año The Bold Ones: The New Doctors (Los valientes: Nuevos Doctores). Sigue a un destacado neurocirujano que abandona su trabajo para crear su propia clínica, en la cual contrata a los mejores profesionales disponibles. The Bold Ones era un umbrella tittle (nombre oficial o no, bajo el que se agrupan un número de elementos que comparten un tema en común) que abarcaba otras tres series que rotaban con The New Doctors, pero solo esta se mantuvo al aire hasta el final del programa.

Marcus Welby, M.D. (Marcus Welby, doctor en medicina) de ABC. Cuenta la historia de Marcus Welby, un médico que tras sufrir un infarto se ve obligado a recibir la ayuda de un médico más joven y acostumbrarse a los métodos de trabajo más tradicionales, mientras extraña las antiguas consultas en las casas de los pacientes que solía realizar. Lo más destacado del show es la inversión de los roles tradicionales, siendo lo estandarizado que fuera el joven médico el de los métodos poco ortodoxos, mientras su superior se negaba a alejarse de lo preestablecido. Es, de las series del período, la más popular. Pese a ello, fueron varias las polémicas que se generaron alrededor del tratamiento de la homosexualidad como una enfermedad.

Basada en la película de 1962 estrenó en 1970 The Interns (Los pasantes), de la CBS. Narraba las aventuras del Dr. Peter Goldstone y sus cinco internos. Su mayor logro recae en sus personajes precisamente, uno de dichos pasantes era negro y debía lidiar con el racismo imperante, y otra era una mujer. Ambos elementos eran sumamente inusuales y, hasta el momento lo común era ver a las féminas en papeles de enfermeras solamente.

A medio camino entre una comedia negra y una crítica antibelicista en 1972, M.A.S.H, de CBS, propone ser una reinterpretación de la película de Robert Altman de 1970. Ambientada durante la guerra de Corea, realmente es solo una excusa para arremeter contra el conflicto de Vietnam. La medicina se vuelve una excusa para la transmisión de un mensaje más profundo, los daños de la guerra y su costo en vidas humanas.

En 1976 estrena Quincy M.E de NBC, la historia de un patólogo forense que ayudaba con su trabajo a la policía. Vemos un cambio de perspectiva, en lugar de salvar y sanar heridos y enfermos, los conocimientos son ahora puestos en función de la resolución de los crímenes.

Sin dobles tapujos ni antiguas críticas enmascaradas en otros sucesos aplicables estrenó en 1988 la serie China Beach de ABC. Los sucesos ocurren en un hospital de evacuación en medio de la Guerra de Vietnam, donde, con un perfil realista, se muestran incluso las consecuencias del regreso a casa.

St. Elsewhere de NBC marcó un antes y un después para los dramas médicos. Estrenada en 1982 trajo cambios significativos para el lenguaje y el modo de hacer. En lugar de aquellos hospitales despersonalizados, se convierte en su propio ente, que funciona como espacio de infinitas posibilidades creativas; infinitas historias y personajes esperando aparecer en pantalla. Las historias alcanzan un mayor potencial dramático de la mano de pacientes ya no tan anónimos.

Póster de St. Elsewhere

Con un corte estrafalario y surrealista estrenó en 1990 Nothern Exposure (Doctor en Alaska). Su mayor punto de interés es la oposición entre la racionalidad de su protagonista, el Dr. Joel Fleischamn y lo salvaje del lugar al que es enviado para pagar sus deudas educacionales.

Michaela Quinn, interpretada por Jane Seymour apareció por primera vez en la pantalla en 1993 como protagonista de la serie de CBS Dr. Quinn, Medicine Woman (La Doctora Quinn). Fue tan popular entre el público que su cancelación provocó un enorme revuelo, lo que dio lugar a dos películas posteriores. Pese a su ambientación de época, los temas tratados solían tener bastante actualidad y se manejaban situaciones como la homosexualidad.

En 1994, un día antes de la premier de ER, estrenó por CBS Chicago Hope. Desde el inicio la competencia fue ardua, ganándola CH, pero tras la salida de dos de sus protagonistas en la segunda temporada, sus índices de audiencia disminuyeron hasta su cancelación en el 2000.

ER es considerada uno de los mayores boom televisivos de la historia. El drama médico ambientado en la sala de emergencias de un hospital de la cadena NBC es considerado aun hoy, a doce años de su finalización una de las mejores producciones televisivas de todos los tiempos.

La sitcom (comedia de situación) Becker de CBS salió al aire en 1998 y giraba en torno a un médico del mismo nombre, recién divorciado y enfadado con el mundo. Pese a su carácter humorístico, son tratados de manera seria temas como el sida, el cáncer, el racismo, la homosexualidad o el terrorismo.

Nip/Tuck (Cortes y puntadas)del 2003 cuenta las aventuras de dos amigos especialistas en cirugía plástica. La serie se regodea en el aspecto más artificial de dicha rama y, con el paso de las temporadas sus personajes recurren no solo a métodos ilegales, sino que se aleja cada vez más de las características base de los dramas médicos.

Póster promocional de la serie

House M.D. de la cadena Fox salió al aire en el 2004 y se centraba en los diagnósticos que el doctor Gregory House y su equipo realizaban con métodos poco ortodoxos. House resulta uno de los personajes más amorales de la televisión en los últimos veinte años.

Anatomía de Grey de 2005 se posiciona como una de las favoritas de la crítica y el público casi desde su inicio y se posiciona como una de las más longevas dentro de su género. Siguiendo las desventuras de Meredith Grey, una talentosa pero desafortunada interna, mientras evoluciona cada día hasta convertirse en una de las mejores.

Protagonizada por una enfermera dependiente del vicodin, Nurse Jackie del 2009 muestra a su protagonista intentando hacer su trabajo lo mejor posible, mineras las peculiaridades del sistema de salud le dificultan su tarea.

En el 2014 estrenó The Knick una serie que muestra la evolución de la medicina y los procedimientos médicos de la mano de un grupo de doctores inspirados en personalidades reales y en un hospital que realmente existió.

Adaptando una serie surcoreana sale al aire en el 2017 la serie The Good Doctor. Su premisa resulta interesante, su personaje principal, Shaun Murphy, interpretado magistralmente por Freddie Highmore, es un joven médico con autismo y síndrome del sabio (persona con discapacidades mentales  significativas demuestra determinadas habilidades en un grado muy por encima de la media), lucha por ser aceptado, reconocido y respetado como médico.

De manera general, con sus altos y bajos, los dramas médicos han sabido encontrar un lugar indiscutible en las parrillas televisivas a nivel mundial y en las plataformas streaming. Con mayor o menor fidelidad a los procedimientos y cargadas o no de dramas personales construyen su propio universo visual que conecta con la esencia misma de la televisión y el lenguaje y estructuras que en ella se maneja. Las veces de muchas de las ficciones actuales se remontan a los primeros trabajos allá por los 50´s y, pese a ello, siguen teniendo pervivencia y continúan siendo del gusto del público.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s