La inexplicable renuncia de Alex Karev: un idiota sexy de corazón noble

Por Elin Driggs

Prepotente; despiadado; déspota… Así dibujó Shonda Rhymes, directora de Anatomía de Grey, al personaje de Alex Karev (interpretado por Justin Chambers). A vuelo de pájaro pareciera un personaje vacío, transparente, poco genuino e incapaz de variar. Era un bonitillo más con un rol trillado en la serie.

Sin embargo, quien en la primera temporada se presentó como el apuesto interno engreído y superfluo, llegó a convertirse en uno de los personajes de mayor evolución dramatúrgica a lo largo de 15 años, 16 temporadas y 350 episodios.

Alex Karev resultó, por momentos, el típico idiota sexy, cual cliché de Hollywood. Odiado a veces por su descarada sinceridad mutó a pediatra exitoso y confidente de Meredith, tras la salida de Sandra Oh (Cristina Yang).

Fotograma de Grey´s Anatomy.

El 14 de noviembre de 2019, ABC Studios emitió en Estados Unidos el controvertido y rocambolesco capítulo My Shot. Una suerte de improvisación resultó. Casi evidente fue la nula planeación de despedida en toda regla para Karev.

No había justificación a priori para su impávida salida definitiva de la serie. Hasta ese entonces, Alex era uno de los personajes con mayor carga dramática: era un excelente pediatra con la, posiblemente, evolución psicológica y sociológica más completa, compleja, emotiva y hermosa de la serie; además de ser el soporte de la protagonista.

Inexplicable fue la salida del actor de Anatomía de Grey. “No hay un buen momento para decir adiós a un personaje que ha definido tanto en mi vida”, alegó Chamber al portal Deadline como motivo para alejarse del universo creado por Shonda Rhymes. “Ahora que cumplo los 50 y con la bendición de mi impresionante esposa que me apoya y mis cinco hijos, es el momento”.

Trazando una salida

Sin dudas su salida resultó, cuanto menos, polémica. A nivel de guion no pareció la mejor vertiente. Demasiados cabos sueltos que el espectador debió asumir; casi sin tratar de entender más allá de la situación planteada.

No existió una despedida a nivel argumental. El personaje estaba en un buen momento. Había sido despedido del hospital tras los problemas de Meredith con la ley, pero continuaba influyendo en la trama. Se mostraba en su diario trabajando en un hospital de segunda división, mientras en el plano sentimental se había casado con Jo Wilson y mantenían una relación fuerte.

Fotograma de Grey´s Anatomy

Pero todo empieza a desmoronarse dos días después de la boda. De imprevisto para su audiencia, Alex desaparece de la serie. Abandona su matrimonio con Jo, complicado de lograr desde el punto de vista de dramaturgia. Una relación que tanto les costó conseguir y en la cual pusieron tanto empeño se va por la borda con la salida de Alex de manera tan absurda.

No se sabe nada de él por unos capítulos. Ipso facto envía tres cartas que son puestas en voz en off. ¿La explicación?, sencillamente disparatada. Se ha ido con Izzie, su antiguo amor, quien dio a luz a gemelos.

Génesis de una separación

A lo largo de 16 temporadas, el universo de Alex no fue precisamente halagüeño. Su matrimonio fallido con Izzie Stevens cerró la ola de negativos sucesos que hacían presagiar un cambio para encontrar la felicidad. Su pareja con Jo tenía justamente eso: todos los ingredientes para enganchar.

Fotograma de Grey´s Anatomy.

Fue una relación amor/odio que se transformó a mejores amigos, para luego, no sin antes varios tropiezos, concretar su relación y casarse. De acuerdo con declaraciones de la propia Shonda Rhymes, Alex en la temporada nueve finalmente encontraba a la definitiva.

Retomar ese final para Alex pareciera entonces una involución del personaje. ¿Su despedida? Gélida y absurda. Tres cartas en voz en off del actor; una mudanza a Kansas con Izzie; unos gemelos concebidos por unos embriones congelados en la quinta temporada.

Recortes sacados de medios de prensa alrededor del mundo indicaron que los guionistas no estaban al tanto de la salida de Justin Chambers de Anatomía de Grey. De ser esto cierto, dibuja un enorme panorama de improvisación.

¿Evolución? ¿Involución? ¿Una simple salida?

Shonda Rhymes proyectó en las primeras temporadas a un Alex Karev déspota, con su verdadero talento detrás de una fachada de tipo frío, calculado, ambicioso. Era un personaje que solo estudiaba medicina para especializarse en cirugía platica porque ahí estaba el verdadero dinero.

Sin embargo, para asombro de muchos, vemos con el paso de las temporadas como Alex empieza a preocuparse por sus amigos, a dejar entrever su infancia complicada. Ello lo habría impulsado a abrirse camino de la forma más ruda. Cada uno de los personajes de Anatomía de Grey busca su propio beneficio, sin embargo, en Alex veíamos cierto descaro a veces poco tolerable o comprensible.

Cuando llega la neonatóloga Addison Sheper-Montgomery vemos como Alex muestra estar inconforme con esa especialización de la medicina y, sin embargo, refleja verdadero talento para los niños, al punto de cambiar a pediatría como el centro de su desarrollo profesional.

El matrimonio con Izzie Stevens lo catapulta aún más a un lado humano, dolido. Su relación se hace cada vez más fuerte con Meredith. Y siempre sacrifica por aquellos que le interesan en silencio y sin glorias.

Pero en algún punto, tras abandonar a Jo, regresa el Alex del inicio de la serie. El chico egoísta, engreído, cínico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s