Superheroes y Mitos Griegos. Influencia de los mitos en la construcción de la narrativa del comic de superhéroe.

Por Gretchen García

El nacimiento del superhéroe, alrededor de la década del 30, está directamente relacionado a los mitos griegos. La representación del hombre poderoso portador de una intachable moral tiene sus raíces en el ideal del héroe clásico, epítome de la conducta decorosa y justiciera. Son muchas las influencias que se rastrean del discurso narrativo mitológico y que, hoy por hoy, aun influyen en la construcción de un de relato sobre la temática del superhéroe.

Si bien el superhéroe, en el cómic ya tenía un antecedente de tradición fabulesca de los imaginarios colectivos no podemos negar que nace en un momento de necesidad esperanzadora, moral y educativa ya que se vivía un escenario posbélico marcado por la Gran Depresión.

De esta forma EEUU toma prestado la tradición conceptualista del mito y determinados modelos arquetípicos.

El héroe griego estaba expuesto a situaciones sobrenaturales que ponían a prueba su virtud. Realizaba acciones superiores a la de cualquier humano común. Debía poseer cualidades físicas, intelectuales y morales para poder superar todos los obstáculos. Además, enfrenta siempre un enemigo que representa su opuesto y lo expone a combates extraordinarios de los que se espera que salga victorioso. Por tanto, el héroe clásico arquetípico es un modelo de conducta sociocognitivo y deben cumplir una serie de patrones para entrar en dicha categoría.

¿Son las super habilidades lo que designan a un superhéroe? A riesgo de ser cuestionada, la respuesta es…no

¿Es la super heroicidad una categoría moral?

Primero que todo, el héroe, debe ser digno de llamarse bueno. La bondad es un indicativo a la hora de calificarse como tal. También el riesgo y la valentía son esenciales para el logro de su decurso. Pero por más poderoso que sea sin una acción noble u osada no es digno de entrar en la categoría de héroe. Asimismo esta cualidad debe ser reconocida por la sociedad, es decir el público asigna el reconocimiento de lo heroico en el individuo.

La cuestión está en que este héroe puede usar sus habilidades para beneficio propio, sin embargo, se coloca en pos de lograr una justicia y luchar contra el mal. Precisamente esta motivación moral superior es lo que lo eleva a la categoría de superhéroe.

Tradicionalmente el superhéroe encarna una serie de habilidades y elementos humanos llevados a su máxima potencialidad, es decir una capacidad superior a la de cualquier humano. A diferencia del héroe griego, el superhéroe por determinada circunstancias o motivos personales, oculta su identidad. Si algo ha marcado a los protagonistas es el conflicto eterno de la identidad y el reconocimiento frente a un grupo social.

El superhéroe en tanto es heredero de la tradición grecorromana, también tiene sus raíces en la teoría del Übermensch o superhombre de Nietzsche. Ese hombre carente de servidumbre que esta libre de las ataduras morales religiosas y vive según su propia moral y voluntad.

Obviamente el superhombre de Nietzsche bebe de ese ideal clásico del héroe endiosado olímpico. Pero en ultima instancia niega la existencia material de la vida y se revela como no-humano, no por capacidades mutantes o habilidades supernaturales sino por su voluntad superior y conductas morales que no son tradicionales en los humanos comunes. Lo que convierte al hombre nietzscheano singular en un individuo de voluntad propia dentro de una sociedad sujeta a códigos conjuntos.

Además, dicho sujeto constantemente trata de superarse así mismo, por tanto, se eleva en la categoría de arquetipo posmoderno que busca lo que se desea ser y aun no se logra. Esta tesis nos lleva de nuevo al enlace de que el reconocimiento de lo que es un superhéroe lo determina la sociedad y por ende esta directamente relacionado al mito griego del héroe.

Estos personajes de cómic configuran un relato mítico que se convierte en un refugio y a la vez un consuelo ante una amenaza. De la misma forma que el héroe griego enfrentaba el mal que amenazaba una ciudad el superhéroe del cómic se enfrenta al peligro que envuelve su espacio urbano. Los propios ciudadanos se sienten seguros y buscan la salvación en su superhombre.

De esta forma el mito es el anhelo del orden frente al caos, la necesidad de dar una lógica a lo ilógico, de enfrentar el miedo ante lo desconocido y de buscar una solución extraordinaria para lo ordinario.

Tanto los superhéroes como los héroes ofrecen un consuelo o una sensación esperanzadora. Sus mitos son un refugio de necesidad enajenadora.

Las influencias del mito griego van más allá de usar a las amazonas o dioses como personajes dentro del cómic. Muchos de los héroes griegos han servido como influencia directa en la construcción del superhéroe americano. Aquiles devendría en ser Superman ya que todo superhéroe tiene una debilidad por muy poderoso que sea. La kryptonita devendría en ser su talón de Aquiles y el recordatorio de que hasta un mortal como Paris podría acabar con el poderoso héroe. Los poderes de Hermes, son la fuente de inspiración para la creación del personaje de Flash. Hefesto y Cyborg guardan mucha similitud en tanto ambos están lisiados y sus habilidades se basan en los adelantos tecnológicos de su época. Batman nos recuerda a Hades, y no solo por vivir en una cueva, ser rico y estar asociado a colores oscuro; sino porque ambos son incomprendidos, alejados y motivados por un fuerte sentido de mantener el equilibrio. Los poderes de Shazam están asociados al trueno y Zeus, los de Aquaman a Poseidón y Diana guarda una similitud con Atenea, a pesar de estar emparentada con Ares.

Entretanto el relato de WandaVision nos recuerda el mito de Orfeo. Hulk nos recuerda a Heracles con su superfuerza e ira. Y así sucesivamente cada mito influye directa o indirectamente en la construcción de estos relatos (pos)modernos.

Todo superhéroe y héroe enfrentar las pruebas de lo extraordinario, luchan contra monstruos y poderosos villanos y enfrentan su propia oscuridad. Muere el hombre y renace el héroe. La sociedad busca refugio y salvación en su salvador y se convierte en modelos a seguir. Hay una carga, de igual manera que aquellos de los mitos ancestrales. El mito del héroe sigue vigente por su capacidad de transmisión alegórica de los valores humanos. En resumidas cuentas la reinterpretación del hombre que alguna vez vivió en Odiseo, hoy día, reside en un superhéroe encapuchado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s