50 Sombras de Crepúsculo

Por: Katheryn de Armas

En mi vergonzosa adolescencia, porque si, la adolescencia suele estar plagada de momentos vergonzosos, devore en un fin de semana los libros de 50 Sombras de Grey y debo admitir que en ese momento no me desagradaron. Un par de años después, con una mayor madurez, espere, como tantas otras, el estreno de la cinta del 2015 protagonizada por Jamie Dorman y Dakota Johnson. La odie.

En su momento pensé que la elección de Johnson, demasiado similar a Kristen Stewart, quien me parece una actriz plana y mediocre, había sido el motivo. Con el tiempo entendí que la causa real recayó no del todo en el elenco, sino en la propia historia en sí.

Fotograma de 50 Sombras de Grey

Los elementos argumentales de 50 Sombras… son bastante básicos y poco originales. Chico rico y poderoso conoce a chica universitaria y se encapricha de ella, mientras ella siente fascinación por él. Chico y chica establecen una relación, con el extra de un trasfondo sadomasoquista y de dominación. Chico y chica rompen, se reconcilian y se casan… la historia de los tres libros se resume más o menos en eso. ¿Nada nuevo, verdad?

Tampoco deberían ser altas las expectativas. 50 Sombras de Grey no es más que un fanfiction de Crepúsculo. Un fanfiction, para los que desconocen el término, es un texto escrito por un fan, sin animo de lucro, sobre una obra pre-existente, ya sea tomando los personajes o adaptando la trama.

Los paralelismos entre ambas películas son evidentes. Su personaje femenino principal es el primero que salta a la vista. Bella y Anastasia presentan muchas similitudes, tanto físicas como psicológicas. Edward y Christian tienen diferencias mucho más marcadas y obvias, siendo la principal, por divertido que pueda sonar, la postura respecto al sexo. Tiene sentido, demográficamente hablando, los públicos son diferentes Crepúsculo está pensado para un público adolescente, en el sentido más literal de la palabra, mientras que 50 Sombras… funciona para un público con mayor madurez, no que eso evite el acceso de jóvenes a las salas de cine.

Las actrices principales son igualmente mediocres. Durante las cintas, es común ver a Bella/Anastasia con expresión vacía, aun en momentos cargados de romance, tensión o erotismo. Desconozco si el motivo tras la elección de Johnson fue replicar de algún modo el trabajo de Stewart. Una pésima idea.

La química entre los actores luce forzada a lo largo de las cinco cintas de Crepúsculo y las tres de 50 Sombras… El erotismo marcado de la trilogía desaparece en las películas. Las escenas de sexo no transmiten nada, la expresión de Johnson no ayuda.

Los personajes secundarios en ambos casos resultan más entrañables y mejor perfilados que los protagónicos. Alice, Emmet, la señora Robinson o Mia son personajes infrautilizados en las cintas, con mayores posibilidades dramatúrgicas que Bella. Edward, Anastasia o Christian. Es que, pese a que ambos presentan turbulentas historias pasadas, la atención prestadas a estas es escasa.

No dudo que hay quien piensa diferente a mi y haya amado las películas, pero es que, el único punto rescatable y de calidad es la banda sonora. En Crepúsculo suenan temas de Paramore, Linkin Park… 50 Sombras… tiene a Sia y The Weeknd. Fuera de ello, el argumento es básico, las actuaciones dejan mucho que desear. Aun y con su popularidad, son producciones fallidas desde el punto de vista de la calidad de la obra terminada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s