El post apocalipsis, una válvula de escape.

Por: Alejandro Martin Rojas Medina                                                      

Una vez la humanidad desaparece o se reduce, o el mundo se va al traste, y todo lo que nosotros dábamos por sentado se pierde para siempre.

El género del post apocalipsis ofrece una respuesta ante la interrogante de haber nacido muy temprano para conquistar las estrellas, o muy tarde para colonizar la tierra. Hace borrón y cuenta nueva con un mundo ya conocido y tedioso antes de la catástrofe, y le regresa un misterio y fascinación macabra. Aunque a veces, se ha perdido el conocimiento de las causas de la desaparición de la antigua sociedad; esto le añade más misterio a un escenario donde todo está por descubrir.

En términos generales, la etapa apocalíptica se relaciona con narraciones de grandes catástrofes, hecatombes, guerras y tragedias que llevan a la extinción de la humanidad. En cambio, la etapa pos apocalíptica tiene relación con las ideas vinculadas a la supervivencia del hombre sobre el planeta, mezclado con el origen de una nueva era social, un nuevo orden mundial y la creación de una nueva civilización, todo  posterior al mismo apocalipsis.

Fotograma de Snowpiercer (2013)

La supervivencia entre las ruinas es difícil como mínimo, la cotidianeidad el problema fundamental y todo el escenario inundado de una nostalgia por las grandezas de un pasado, en el que algunos ya ni siquiera creerán.

Los personajes nunca saben si son testigos de magia o ciencia; lo que significa sobre nuestro limitado entendimiento del mundo y lo que con un estudio muy cuidadoso puede explicar cómo natural aquí todo lo rodea un aura de misticismo.

El fin de la civilización significa un torbellino de emociones entre estas se encuentra revalorizar lo que antes era común, (la electricidad) por ejemplo.

Uno de las pocas cosas buenas que implica el fin es el post apocalipsis es el fin de los horarios de las obligaciones y de la prisa. Donde la piedad es una eterna ausente y la supervivencia es de día a día; esto implica que los escasos momentos alegres sean de los tesoros más importantes. A parte de intentar disfrutar la libertad brutal de la humanidad; ahora que no existen las reglas. 

El post apocalipsis representa la fantasía de romper una cristalera a martillazos, de gritar hasta quedarte afónico. Al final puedes hacer lo que te de venga en gana incluso si matas a cualquiera.

Fotograma de El último hombre sobre la Tierra (The Last Man on Earth, 1964)

Existe un tropo cuya traducción viene siendo “lo que hacemos en las sombras”. Esta trata de cómo mientras nos encontramos lejos de miradas ajenas nos comportamos de otra manera y revelamos nuestro verdadero carácter. Por ejemplo, en la serie The Walking Dead el personaje de Shane se presenta como un líder y alguien de confianza; pero a la hora de la verdad le dispara a alguien en la pierna para que los zombies lo devoren y él pueda sobrevivir. Y eso nadie le reclamará ni lo sabrá nunca.

Si en realidad se acerca el fin del mundo y solo tenemos que esperar el final de nuestro destino de manera inevitable; entonces para que esforzarse en ser civilizados, y amables. De ser necesario para sobrevivir el hombre se alimentará del propio hombre.

El postapocalipsis funciona como un vehículo para poner a prueba nuestro carácter y determinar de qué estamos hechos como individuos.

De todo esto sale una pregunta muy difícil. Si todos somos unos monstruos dado que la violencia siempre corre por nuestras venas y las reglas no son leyes de convivencia sino muros de contención. ¿Nuestra salvación, en realidad, merece la pena?

Fotograma El señor de las moscas (Lord of the Flies, 1990)

El señor de las Moscas de William Golding no es un libro de Post Apocalipsis pero tiene este punto en común. Un grupo de niños perdidos en una isla crean  una sociedad cuyas reglas se van deformando hasta caer en la barbarie.

Pero este es otro atractivo de este género si no existe la sociedad podemos alzarnos y reconstruir una mejor. Todo es posible y resulta inevitable que en este tipo de escenario no surjan nuevos grupos con el aspecto que ellos quieran.

La oportunidad de crear cualquier sociedad es una tentación muy fuerte que inspira la imaginación. Es un terreno fértil para utopías y distopías y explorar cosas que de ningún otro modo funcionarían; para lo bueno y para lo malo.

Construir una sociedad implica realizar antes un análisis exhaustivo de los mecanismos que hacen que se mueva   la nuestra. Y de aquí puede surgir una fuerte reflexión o una crítica que nos permita percatarnos, de los errores que nos llevaron o causaran nuestra destrucción.

La saga fílmica de Mad Max  y el filme Snowpiercer  son ejemplos del post apocalipsis como advertencia, historias que nos vinculan lo que esta ocurriendo para que nos veamos reflejados .Aunque no nos dicen como impedir este cruel  destino; seria pedir mucho, si nos apuntan a los errores que con hundieron a esas distopías como el capitalismo descontrolado por ejemplo.

Fotograma de Mad Max 2: The Road Warrior (1981)

Otro punto y aparte seria el anime de Wolf Rain ya que nos muestra un mundo donde los lobos han sido casi extinguidos por la humanidad. Esto nos muestra que el fin de la existencia no es exclusivo de los humanos y en nuestros días  ya nos encontramos viviendo en un mundo post apocalipsis desde el punto de vista de algunos animales.

El postapocalisis no puede separarse tanto de quienes somos ahora para que no podamos reconocernos nosotros mismos. Y todos coincidimos que puede causar el fin de la civilización; el cambio climático, el agotamiento de las reservas de petróleo, la guerra nuclear o biológica o cualquier cosa que apunte nuestro nefasto error como especie; así que nos toca lidiar con eso.

Al final es muy posible y lamentable, que, a muchos, todo nos de igual. Estamos viviendo el fin de la historia y gente prefiere hundirse en las redes sociales a asumir que el riesgo de que el calentamiento global vaya a matar a nuestros hijos se vuelva un chiste, un meme. No importa que el mundo se vaya a la mierda y las maquinas nos dejen sin trabajo no importa lo pésima que se ponga la situación, al final encontraremos una solución para salir adelante a pesar de la muerte y la destrucción,¿ o no ?   

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s