iZombie

Por: Katheryn de Armas


iZombie introduce un zombie funcional que no es nada parecido a cualquier no-muerto que hemos visto antes

Amy Ratcliffe


Una joven doctora, recientemente comprometida, va una fiesta en un yate, lo que provoca un viraje radical en su vida. Olivia-Liv-Moore (Rose McIver) termina infectada con un virus que la transforma en un zombie hambriento de cerebros. Basada en el cómic de DC iZombie, la serie sigue las aventuras de Liv mientras lidia con su “condición” e intenta buscar una cura. Para ello contará con la ayuda de Ravi Chakrabarti (Raoul Kohli), su nuevo jefe en el departamento forense de la policía de Seattle.
El resto del elenco está compuesto por Clive Babineaux (Malcolm Goodwin), el detective con el que Liv coopera en la solución de los crímenes, Major Lilywhite (Robert Buckley), su ex prometido y Blaine DeBeers (David Anders) el culpable de su infección y principal antagonista de la ficción.

Imagen tomada de Internet. Créditos al autor

Los principales puntos fuertes de la serie son la trama (en su esencia) y las actuaciones. Los zombies no son descerebradas criaturas que buscan devorar todo aquello a su paso, a menos que lleven un largo periodo sin consumir cerebros, sino que mantienen una cierta coherencia. ¿Por qué la coherencia no es total? Pues porque estos zombies adquieren la personalidad del cerebro devorado, que opaca las características propias. Es ahí donde entra a jugar el rol de los actores, McIver, Buckley, Anders y Kohli, con sus puntuales cambios mensuales, deben representa más de un personaje a lo largo de la serie, en dependencia del cerebro consumido.

Rose McIver se apropia del papel en todos sus aspectos. La depresión propia de su enfermedad, porque el virus zombie es una enfermedad transmisible de diversas maneras, incluyendo el modo sexual, se palpable en una Liv que lo ha ido perdiendo todo y que debe reconstruir su vida desde cero. De cierta manera, la reacción y decisiones tomadas por la protagonista, recuerdan a los estigmas asociados con el sida y otras enfermedades de transmisión sexual. Aun cuando Liv consume cerebros de personas ya muertas, de ser descubierta seria tratada como un monstruo y una apestada, pese a ser un sujeto útil a la sociedad.

Sin embargo y pese a que ninguna de las actuaciones es mediocre ni decepcionante, si hay un actor que nació para su rol es precisamente David Anders. Blaine es el ser más traicionero y bajo de la serie. El realismo de la actuación de Anders opaca a gran parte del elenco. Aun cuando parece compartir intereses con los “buenos” o estar del lado de sus propios hombres, Blaine siempre tiene un plan que asegura su supervivencia y garantiza la traición a todos a su alrededor. Blaine, un repartidor de drogas, causante de la infección de Liv, se convierte en dueño de uno de los más exclusivos servicios de comida para zombies y en una de las claves para conseguir la cura del virus.

Imagen Promocional de iZombie

Si bien en las primeras temporadas los zombies son pocos y nadie fuera de ellos sabe de su existencia, la verdad termina por descubrirse. El gobierno de los Estados Unidos establece un muro alrededor de Seattle para evitar la salida de los monstruos y atrapa en el interior por igual a infectados y no infectados. Si bien en un primer momento hay una entrada de cerebros, con el tiempo el envío es cancelado y la situación se vuelve tensa. El punto limite llega con una campaña de vacunación, que termina convirtiendo en zombies a la mayor parte de la población.

Al ser encerrados, el mundo de los personajes, circunscrito al área de Seattle se reestructura. Un apocalipsis ha llegado y sus habitantes son forzados a adaptarse o perecer. Un duro gobierno militar es instaurado, las escasas raciones de cerebros son insuficientes, un culto religioso se alza, alegando ser superiores a los humanos y llamando a la violencia y a la alimentación directa de la fuente viva, como los zombies de la ficción.

De esta manera, vemos el deterioro de los personajes, los códigos morales se suavizan o se endurecen en dependencia de la necesidad dramática e incluso el bombardeo final que causa la destrucción de Seattle está justificado.

Los guionistas de iZombie, partiendo del propio cómic, dejan pocos o ningún elemento de la mano. Cada personaje recibe un cierre dramático justificado y con sentido. Quizás lo más decepcionante sea que, aun tras todo lo que lucho por ello, Liv no termina consumiendo la cura.

Fotograma de iZombie

Vemos aquí un tipo de apocalipsis común, con un tratamiento distinto, en el que los personajes, en su mayoría, luchan contra sus impulsos e intentan preservar el mundo, para acabar presenciando/provocando su destrucción. Sin embargo y tras los sucesos del final de la quinta y última temporada, descubrimos que las cosas terminan por volver a la normalidad, con la curación de los zombies y la aparente muerte de Liv y Major.

Si bien las consecuencias mundiales (entiéndase siempre mundo como Seattle y, en última instancia Estados Unidos) no son apreciables desde el inicio, los cambios paulatinos que se establecen y que por momentos trasladan la atención de la solución de los crímenes a los cambios en la ciudad, iZombie funciona como ejercicio de estudio muy interesante. Solo logran mantenerse fuerte y a flote la fuerza militar, que establece una semi dictadura y un culto religioso. La política y la moral tradicional son aplastadas y las resistencias deben ser eliminadas en una lucha ya no solo por la supervivencia sino por el control absoluto.

Fotograma de iZombie

Entre tanto descerebrado en la televisión, no necesariamente encarnados en la figura del zombie y tantos shows policíacos tipo policía y secuaz de otra especialidad (Castle, The Mentalist, Bones…) iZombie destaca por lo novedoso de su concepto. Si bien por momentos se pierde en el camino en materia de guion, las actuaciones son más que suficientes para paliar las desviaciones puntuales. Si lo que buscas es una serie con un buen balance entre drama, humor y ciertos tintes de ciencia ficción apocalíptica, este show está pensado para ti.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s