Cuando el mundo acabe, refúgiate en la religión. Sobre Shingeki no Kyojin y las referencias bíblicas.

Por: Katheryn de Armas.

Shingeki no Kyojin se convirtió, casi desde sus inicios, en un éxito absoluto para el público. Visualidad y contenido hallaron una armonía en una obra que propone más de un elemento para analizar. Encerrados entre muros, los habitantes de un futuro con más elementos de la Edad Media que posmodernos, sobreviven como pueden al asecho de unos titanes salidos de la nada. La aparente calma es destruida por dos titanes que destruyen el muro exterior.

La presencia de un evento apocalíptico, la aparición de los titanes, supuso una reestructuración del mundo. Los órdenes preestablecidos variaron, nuevas organizaciones y figuras surgieron luchando por el control. La Iglesia, con variaciones y obvias referencias a la Institución Católica y la monarquía se imponen como pilares centrales, controlando directamente al ejército.

Imagen Promocional Shingeki no Kyojin

Shingeki… está cargada de simbología. Uno de las aristas más interesantes para su análisis es precisamente esta. En Shingeki… nada es aleatorio, nada es dejado al azar y son cientos los puntos que beben directamente de la tradición cristiana. Para este texto, se propone no solo un análisis general del tratamiento e implicación de la religión, sino que además se realizará una exhaustiva deconstrucción del episodio uno del anime (La caída de Shinganshina. Parte 1)

El mundo de Shingeki está constituido por tres componentes fundamentales: las tres murallas (Maria, Rose y Sina), las ciudades que estas albergan y el exterior, donde los titanes viven a voluntad. Desde el opening de la serie son introducidas las personificaciones de las murallas, escudos con figuras de mujeres, guardianas de los habitantes, protegidos en el interior de sus paredes. Sobre ellas se ha construido un culto, al que los sacerdotes rinden tributo y fuerzan, directa o indirectamente, a los habitantes rendir también. Con esas paredes, consideradas impenetrables y su ruptura es que los hechos de la serie se desencadenan. Maria es destruida y los protagonistas deben dejar el hogar para lograr seguir vivos. Eren, Mikasa y Armin pierden a sus familiares a muy corta edad y provoca en ellos una determinación inquebrantable de unirse al Ejército, especialmente a la Legión de Reconocimiento. Son además, las paredes que contienen titanes en estado comatoso en su interior, algo sabido por la misma Iglesia que creo su culto.

Esquema de las murallas en Shingeki no Kyojin

Los nombres de las murallas son referencias bíblicas, que transmiten incluso las características de sus habitantes. Sinai es la última de las murallas, en su interior viven los poderosos, la Iglesia tiene su sede, es donde reside la monarquía, a ella son enviados los diez mejores graduados de cada año. Sinai, que viene de Seen-ah, que significa odio. En su interior habitan aquellos que saben la verdad y que pese a ello, no hacen nada para corregir la situación. Con la Iglesia albergada entre sus muros, son el “contacto directo” con Dios, son, como antaño los judíos, los que cuentan con la palabra divina, que exige tributo y el mantenimiento de las viejas costumbres y modos de hacer. Los habitantes de Sinai no quieren que las cosas cambien. Necesitan que el sistema se mantenga para mantener su estatus y condiciones de vida.

Rose (Rosa en español) es la segunda de los murallas. En ella se refugian los que logran sobrevivir al ataque de los titanes Colosal y Acorazado, están además colocados los cuarteles centrales del Ejercito y es donde las tropas son capacitadas. La rosa en el cristianismo representa la copa en que la sangre de Cristo es recogida tras la crucifixión. La rosa y la sangre son elementos reiterados en la serie. Una de las tres divisiones del Ejército, las Tropas de Guarnición, tiene como emblema dos rosas rojas, sus labores incluyen un trato indirecto con los titanes. Ellos debieron haber protegido a los habitantes de María en el ataque, pero la mayoría escapó o cayó con la destrucción de la muralla. Mientras los titanes atacan y la madre de Eren es devorada, gotas de sangre, que semejan pétalos de rosa se riegan sobre las calles y el capítulo cierra con las pesimistas palabras de una voz en off.

Fotograma de Shingeki no Kyojin

María es donde los más pobres viven. Es la primera línea de defensa entre los titanes y los humanos. María es, literalmente, la elegida de Dios, es la madre del Mesías, del mártir sacrificado. En ella viven Eren, Mikasa y Armin. Es la primera a la que, de existir un Dios, este abandona. De María sale el héroe de la humanidad, el salvador final. Eren tiene en su interior un suero que lo vuelve titán. Eren, quien muere y “renace”, que es llamado hereje por ideas y pese a todo se convierte en una figura de esperanza y en el arma definitiva, quien logra reunir a todos a su alrededor, mostrando sus ideales y convenciendo a los demás de seguirlo.

Pero es que Eren no es el único hereje. Armin dice que la humanidad eventualmente tendrá que salir, romper las trabas de ignorancia que las paredes y la religión imponen. El hombre necesita evolucionar y ampliarse y los muros lo limitan más de lo que el riesgo a los titanes lo hace. El miedo es un arma poderosa y es la que esgrimen aquellos que controlan el mundo de Shingeki… para mantener a sus habitantes controlados. La familia real, sobre todo el rey, tienen un suero que le permite ser titán en su interior y lo usan como mecanismo de control. Zoe Hanje, la científica e investigadora del Ejército es otro personaje herético, que intenta descubrir los secretos que los titanes albergan a través de sus experimentos y las amenazas que le hace a los miembros del clero. El padre de Erwin es asesinado por sus conocimientos de la historia. Todo aquel que piense diferente es un “otro” y por ello, debe ser eliminado.

La hipocresía religiosa y las trabas que la Iglesia impone a las investigaciones (encarnada en la figura de Zoe Hanje), recuerdan grandemente a la época oscura de la Edad Media. Pese a ser un producto japonés, con excepción de los Ackerman, los personajes de Shingeki son Occidentales y sus modos de gobierno y religión siguen los modelos europeos.

Sin embargo, hay un elemento que se impone y que rompe todos los estereotipos de la religión cristiana: la mujer. Shingeki no Kyojin destaca por su mujeres fuertes, desde Mikasa, el miembro más fuerte del trio protagonista, hasta Annie, la titán hembra que los pone contra la pared y casi los derrota; Ymir, victima de los rejuegos del gobierno, Historia/Krista, último miembro de la familia real y actual reina, Sasha, Gabi, Zoe… todas destacadas de alguna manera.

Es que, si bien, la religión es uno de los pilares sobre los que se construye la serie, lo hace a modo de crítica. La Iglesia y sus componentes no son representados como héroes, ni siquiera como medios de refugio o rescate. La misma, aun tras el descubrimiento de los titanes dentro de las murallas, siguen luchando por mantener el control y las apariencias.

A la larga, la historia de Shingeki no Kyojin está montada sobre una lucha por el poder y la supervivencia y la Iglesia solo desea mantener su estatus y posición. ¿Bastante familiar, no?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s