Un Óscar sin claroscuro

Por Luis Daniel Ferrer Salgado

Vivimos unos años en los que el cine realizado y/o interpretado por las mal llamadas “minorías sociales” gana terreno entre los votantes de la Academia. Este mismo año en la pelea por la máxima estatuilla la temática racial estuvo representada en King Richard, la emigración en el remake de West side story y la aceptación a las personas con discapacidad en CODA (otra adaptación).

Entonces, ¿cómo es posible que una película con la calidad estética de Claroscuro no tuviera la atención de la Academia y las otras tres sí?
Eso a ciencia cierta no lo sabremos porque no estamos dentro de la cabeza de los votantes. Pero Claroscuro (Passing en el inglés original) es un largometraje que recrea con una belleza absoluta, desde la fotografía y la dirección, una época en la que las diferencias raciales estaban muy marcadas. Y en medio de esto surgen dos interpretaciones brillantes de la mano de Tessa Thompson y Ruth Negga.

La película narra el reencuentro de dos viejas amigas: Irene (Thompson) y Clare (Negga), ambas con situaciones totalmente distintas y formas diferentes de ver el mundo que las rodea. Mientras Irene intenta vivir desde la reafirmación de su identidad birracial, Clare se olvidado de ello y ahora se hacer pasar por caucásica en una sociedad racista y con un esposo que es el retrato de su época.

El encuentro trae consecuencias diferentes para ambas. Mientras que para Clare es una oportunidad para retomar ese modo de vida que dejó atrás de la mano de una amiga de la infancia, Irene está preocupada de que esta “amiga aparecida” represente una amenaza para la estabilidad de la familia que ha conformado junto a su esposo y sus dos hijos.

Aquí es dónde la fotografía hace su magia gracias al español Eduard Grau. La técnica en blanco y negro sirve de base para poder desbordar la iluminación en las escenas de la casa de Clare para luego desaparecer de manera casi absoluta cuando visitamos la casa de Irene. Ya por ese detalle te van caracterizando a ambos personajes sin necesidad de que medie el diálogo.

Es ese juego entre identidad y engaño, entre ser y pretender ser, en lo que nos va adentrando la trama, pero no solo desde el aspecto de la piel, que es el más evidente, sino dentro de la propia psicología de los personajes.

Ese passing, término que existe para denominar el acto de una persona que se hace pasar por alguien con características que no tiene, va de ida y vuelta todo el tiempo. Por un lado, Irene fingiendo ser buena amiga cuando en realidad, entre la envidia y los celos, no le desea el bien a Clare y por el otro una Clare que finge amar a su marido cuando en verdad su matrimonio solo sirve para que ella pueda conservar su estatus mientras envidia todo lo conseguido por Irene por esfuerzo propio. 

Ambos personajes son infelices con sus vidas, pero lo esconden. Muestran una imagen de “familia perfecta” cuando en realidad desean lo que la otra tiene y a ellas le falta: la libertad. Y es que, aunque quieran lo mismo lo necesitan de manera diferente. Irene al vivir como negra no puede ir a dónde quiera, trabajar dónde quiera o vivir dónde quiera, tiene que apegarse a unas normas sociales impuestas y aceptar lo que “le toca por ser negra”, mientras Clare al fingir ser blanca tiene que rehusar toda esa herencia cultural con la que creció, sus amistades, su barrio, para vivir encerrada en una sociedad que la rechazaría si supiera la verdad. 
Ambas, desde su punto de vista, están presas de la vida que ellas mismas escogieron y por eso necesitan fingir que no es así.

El resto de los personajes cumplen su función. André Holland y Alexander Skarsgard, como los esposos, tienen un destaque un tanto mayor que el resto, pero sin acercarse a las dos protagonistas. La película no pedía otra cosa y ellos saben ajustarse perfectamente en su papel.
Quizás la nota más baja sea la resolución final del conflicto que se siente un tanto apresurado y conveniente, y es probablemente lo único en lo que Rebecca Hall, como directora y guionista, falla a la hora de conectar con el público. 

Estaba claro que John, el marido de Clare, en algún momento debía enterarse de quién era ella, pero la maneras en la que se da cuenta, primero, y en que enfrenta a su esposa, después, no quedan del todo fluido. Eso sí, nos deja una ambigüedad como para ponernos a pensar en un buen rato ¿Cuáles eran las verdaderas intenciones de John? ¿Y las de Irene? ¿Fue realmente un accidente, un suicidio, asesinato?

Cada uno puede tener su propia versión de lo sucedido y eso salva, o al menos evita que sea peor, el final. Claro, hay que decir que su cierre no demerita que, en sentido general, sea una película bastante buena.

Las críticas estuvieron sobre lo positivo, se llevó dos premios Independent Spirit y nominaciones para los Globos de Oro, el Sindicato de actores, los BAFTA y otros de similar importancia, con Negga presente en ellas en su rol de actriz de reparto.

La Academia de Hollywood, dueña de otorgar el tan ansiado premio que cierra la temporada, no la consideró para ninguna de sus categorías ¿motivos? 
Pueden ser tantos como seamos capaces de especular. El sistema para elegir que una película sea nominada a los Óscar es tan complejo que su exclusión de la lista pudo deberse a cualquier situación, desde que una parte de los votantes se olvidó de verla por no tener suficiente promoción (o porque simplemente no les motivó la sinopsis) o que la trama no fuera del agrado de otros al ser hombres-blancos-conservadores.

A estas alturas cosas más raras se han visto en las galas de estos premios así que ninguna debería sorprendernos. Lo cierto es que Claroscuro mereció estar por derecho propio. No considero que fuese capaz de ganar, pero estar ahí ya era suficiente recompensa.
Hall tendrá que esperar. Quizás con su próximo largometraje pueda incluirse entre las mujeres directoras con películas nominadas por la Academia. Talento demostró que tiene, si llegará o no solo lo puede decir el tiempo. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s