Sobre Denys Ramos y su supuesto encasillamiento.

Por: Katheryn de Armas

Comparar a Rangel con Loquimbiri Gutiérrez es un acto de locura y considerar que por ello Denys Ramos, versátil y probadisimo actor cubano, se está encasillando en un tipo de rol de «loco» es un sinsentido total.

En «Tú», la anterior novela de Cubavisión, amada y odiada a partes iguales, Denys interpretó a Rangel, el interés primero de la protagonista de la novela y el personaje que más sufre, junto con su madre, los ataques de esquizofrenia de Rangel.

La locura y el deterioro de una enfermedad descuidada, consiguieron que, un Denys ya asentado en el gusto popular se robara la atención en una novela que fue criticada por su guión, su dirección de arte y su fotografía, pero en la que resultaban las actuaciones de figuras de la talla de Bárbaro Marín, Fernando Echevarría, Isabel Santos y hasta Edith Massola.

Cuando hace unos días, en el medio de la zona roja apareciese Denys, nadie en casa pensó en Rangel, al momento, recordamos la mítica figura que circulaba por las calles habaneras, sobre todo, por 23 y 12. Denys promete romperla nuevamente.

El desconocimiento y las ganas de hablar por hablar, llevan a muchos a decir que Denys solo hace papeles de loco últimamente, pero una esquizofrenia descuidada no es lo mismo que un retraso mental sumado al abandono materno.

Otro elemento es frecuentemente obviado y es la faceta actoral fuera de la televisión, además de sus roles en las telenovelas Tú y Tan lejos y tan cerca, Ramos es un activo actor de teatro, que además se encuentra trabajando en proyectos fílmicos. Decir que, para un actor de la talla de Denys Ramos los proyectos escasean, es desconcer todo lo que hace fuera de la pantalla chica, o sea, en el cine y sobre el retablo.

En lugar de criticar tanto al actor, por una supuesta manía de reiterar roles arquetípicos (aunque está es la base del star system hollywoodense), disfrutemos del trabajo de Denys y esperemos, que Loquimbiri logre un final feliz tal cual lo hizo Rangel, demostrando que una discapacidad o enfermedad no es motivo para no vivir una vida plena.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s