En la mente de un Psicópata

La trama se coloca en función de razonar lo que parece ilógico: la mente del asesino, y logra la empatía del espectador por los traumas y problemas que originaron los rasgos psíquicos del protagonista y humanizar al “villano” para colocarlo en el eterno debate conflictivo entre ser o no ser Antiheroe. Para entender el placer de lo sádico hay que adentrarse en la mente del psicópata, la mente del crimen.