Melodrama, cine de mujeres y televisión. Actualizando los códigos.

Personajes tan complejos como diversos desmitifican la metafísica de la feminidad, socavando desde dentro el género que la perpetuó. El amor no es problema, es la emotividad o el sentimentalismo, el problema radica en las narrativas cerradas y escasas opciones de las protagonistas. El melodrama funciona como género, y no puede ser condenado por su pasado patriarcal, sino recontextualizado a fin de encajan en una sociedad marcada cada día más por la participación femenina. Una espectadora que no experimente una identificación conflictiva con sus homólogos en pantalla, sino que se encuentran dentro de la diversidad que ofrece el programa, favorece una recepción progresiva e inclusiva, afín a nuevos o negociados paradigmas de la feminidad.

La inexplicable renuncia de Alex Karev: un idiota sexy de corazón noble

A lo largo de 16 temporadas, el universo de Alex no fue precisamente halagüeño. Su matrimonio fallido con Izzie Stevens cerró la ola de negativos sucesos que hacían presagiar un cambio para encontrar la felicidad. Su pareja con Jo tenía justamente eso: todos los ingredientes para enganchar.

Anatomía de Grey: el impacto cultural más allá de una serie

Anatomía de Grey se convirtió en un ícono de la cultura pop y eso se debe dos fortalezas que posee desde la construcción de su guion. La primera de ellas es la intensidad de sus historias al interior de la sala de urgencias, la segunda es su papel rompeder de los estereotipos creados para aquellos programas que pertenecen al entretenimiento televisivo.

Recuerda aquellos tiempos (Remember the Time)

El capitulo funciona como una transición entre una temporada 8 que dejo abierta su trama y la introducción de la siguiente. En él se presentan parte de las historias que se desarrollaran a lo largo de la novena. Tenemos a una Cristina que abandona Seattle, un Derek con la mano afectada y los planes de Callie para que recupere el 100 por ciento de su funcionalidad; una Arizona que odia al mundo por la amputación de su pierna, lo que provoca una destrucción paulatina de su relación, una Kepner (Sarah Drew) que, tras haber fallado sus exámenes debe dejar el hospital y por supuesto, las consecuencias y acciones legales que el accidente trajo consigo y que terminan en la quiebra del hospital.

Metástasis de una serie

La serie mantuvo una narrativa sumamente atractiva con episodios de mérito sobre todo en su décima temporada. En la misma se aprecia un enfoque dramático con mucho más peso que las cuestiones médicas en sí. Si tenemos en cuenta que la primera temporada pivotaba más a los asuntos médicos y a la competitividad de jóvenes recién graduados para la 10ma temporada ya existía una transmutación total. Donde el drama, el romanticismo, cuestiones de género y las relaciones interpersonales socavaban a la medicina, las cirugías y el crecimiento profesional. Las relaciones amorosas y familiares, ahora quedan en primer plano y como elemento pragmático e indispensable, mientras que la medicina es solo el escenario de los acontecimientos.