Shingeki no Politics

Ello crea una constante demanda y asegura la reproducción del propio sistema que genera estos bienes culturales. Si bien, en algunos productos, la ideología aparece explícita, en la mayoría subyace implícita e incluso puede prestarse a varias lecturas en dependencia del público consumidor.

Titanes de Goya

El expresionismo de Goya es una inspiración para formular una estética dramatúrgicamente funcional en la trama de Shingeki. Los contrastes, en las pinturas de Goya, de ambos titanes y la sangre, en un espacio neutro donde priman los grises y colores tierra, logran un efecto de pavor y claustrofobia. Similar a lo que experimentamos con los titanes, quienes igualmente, con su tamaño, diseño y colores resaltan para robar todo el protagonismo a los humanos y las murallas.

Cuando el mundo acabe, refúgiate en la religión. Sobre Shingeki no Kyojin y las referencias bíblicas.

Shingeki… está cargada de simbología. Uno de las aristas más interesantes para su análisis es precisamente esta. En Shingeki… nada es aleatorio, nada es dejado al azar y son cientos los puntos que beben directamente de la tradición cristiana. Para este texto, se propone no solo un análisis general del tratamiento e implicación de la religión, sino que además se realizará una exhaustiva deconstrucción del episodio uno del anime (La caída de Shinganshina. Parte 1)

El Elogio del Apocalipsis

A diferencia del cine occidental el Apocalipsis o Post no es un género ni una temática sino un escenario o contexto situación. Por tanto, las temáticas dentro del postapocalipsis y su modo de representación son tan variadas como los géneros del anime. En este sentido persiste una heterogeneidad estética tan variada que sería demasiado complejo encasillarlos en un solo género o subgénero.

See you, Space Cowboy

Un eco en clave neo-noir se deja escuchar desde el opening, homenaje audiovisual que evoca la estética “James Bond”, prefigurando otros artificios del género como la presencia urbana de sombras, grises y planos cercanos. El cine de artes marciales, por su parte, es reverenciado en el combate cuerpo a cuerpo, en su coreografía estilizada y en el exotismo de los escenarios pugilísticos: la azotea de un edificio que se desmorona, el interior de una iglesia de fachada gótica, entre otros.

A todos los chicos (de Miyazaki) de los que me enamoré

Son más que un interés romántico, también necesitan ser salvados y no están exentos de sufrir, llorar o ser débiles. Por tanto, no responden al ideal de viril, violento o físicamente atractivo de lo tradicionalmente aceptable. En Ghibli todos son merecedores de respeto y admiración: el chico de gafas, el pueblerino, el brujo atractivo, el padre e incluso aquel que sufre una maldición. Los personajes masculinos de Hayao Miyazaki son parte de su identidad artística cinematográfica diegética.

Takahata bajo la lupa

Takahata fue una de las indiscutibles figuras que llevó a la animación nipona hacia cuotas de popularidad impensables y un boom internacional que hoy por hoy sigue creciendo. Más que una leyenda, que se ocultó en la sombra de grandes maestros,  fue un creador único en su generación por ser pionero en llevar la animación no solo al público infantil sino también a los adultos .

Estudio Ghibli: Obertura

La existencia de esta empresa y la filosofía en el modo de hacer se deben, en gran medida, al dibujante, guionista y director Hayao Miyazaki (1941-), aunque cabe destacar los significativos aportes del también director Isao Takahata (1935-2018) y el productor Toshio Suzuki (1948-). Si bien los primeros fueron formados como profesionales en Ciencias Políticas y Económicas y Literatura Francesa, respectivamente, terminaron ligados a la industria de la animación; de la década de 1970 datan sus primeras colaboraciones en series anime tan conocidas como Heidi y Marco.

Mucho más que dibujos animados

Este tipo de producción, permite realizar animaciones visualmente atractivas y a un costo menor al de otras técnicas de animación. En Cuba a menudo se refieren al anime como muñequitos chinos, y, es visto como otra animación más para niños. Por ello los adolescentes y adultos que consumen estos productos, sufren de una cierta segregación y burla. Se debe, en gran parte, al desconocimiento sobre las temáticas y el contenido en torno a estas producciones o a la falsa idea de pensar que cualquier audiovisual animado al ser colorido no es realista y por efecto es para niños. La cuestión radica en por qué el anime atraería a un adulto o más específicamente por qué es un fenómeno tan masivo si son solo… unos muñequitos más.