Érase una vez un hombre, un perro y un robot

El pasado mes de noviembre se estrenó la película Finch, protagonizada por Tom Hank y que deviene en ser un sentimental relato postapocalíptico. La historia de Finch se centra en un superviviente de una catástrofe solar. Al no contar con una estable capa de ozono, la humanidad esta condenada a refugiarse de lo efectos mortales …

Sigue leyendo Érase una vez un hombre, un perro y un robot

Titanes de Goya

El expresionismo de Goya es una inspiración para formular una estética dramatúrgicamente funcional en la trama de Shingeki. Los contrastes, en las pinturas de Goya, de ambos titanes y la sangre, en un espacio neutro donde priman los grises y colores tierra, logran un efecto de pavor y claustrofobia. Similar a lo que experimentamos con los titanes, quienes igualmente, con su tamaño, diseño y colores resaltan para robar todo el protagonismo a los humanos y las murallas.

Cuando el mundo acabe, refúgiate en la religión. Sobre Shingeki no Kyojin y las referencias bíblicas.

Shingeki… está cargada de simbología. Uno de las aristas más interesantes para su análisis es precisamente esta. En Shingeki… nada es aleatorio, nada es dejado al azar y son cientos los puntos que beben directamente de la tradición cristiana. Para este texto, se propone no solo un análisis general del tratamiento e implicación de la religión, sino que además se realizará una exhaustiva deconstrucción del episodio uno del anime (La caída de Shinganshina. Parte 1)

iZombie

Si bien las consecuencias mundiales (entiéndase siempre mundo como Seattle y, en última instancia Estados Unidos) no son apreciables desde el inicio, los cambios paulatinos que se establecen y que por momentos trasladan la atención de la solución de los crímenes a los cambios en la ciudad, iZombie funciona como ejercicio de estudio muy interesante. Solo logran mantenerse fuerte y a flote la fuerza militar, que establece una semi dictadura y un culto religioso. La política y la moral tradicional son aplastadas y las resistencias deben ser eliminadas en una lucha ya no solo por la supervivencia sino por el control absoluto.

Días después del mañana

Se interpreta así el Apocalipsis como un proceso de cambio, una catarsis necesaria para la civilización (Occidental) y la reivindicación de lo significa ser humano. Nada más elocuente y cotton candy que narrar una historia donde millones mueren y solo la ley del más fuerte, salva al hombre. Los acicates metafóricos quedan entonces a las recepciones de cada individuo y los discursos culturales imperantes… o simplemente convertir la destrucción en una obra de arte.