Grecia es solo una excusa.

Es entonces que vemos el pensamiento posmoderno trasladado a la pequeña pantalla. Son todas situaciones de la posmodernidad. En la modernidad, Cassandra no sería rebelde, estaría feliz en el rol impuesto y prestaría atención a las atenciones de Ícaro (tal vez). Esta misma concepción de disfruta de la vida, lleva a Hércules, ahora si en la cinta, a rechazar la inmortalidad y su regreso al Olimpo, pese a ser su motivación principal, a cambio de conservar a su lado a Megara

Los 90’s y las series juveniles péplum

De entrada, por su carácter aventurezco se establece una diferenciación radical con las series de los 2000. En lugar de estar centradas en las problemáticas del día a día, como las luchas escolares, con los padres, las parejas o más recientemente, el alcohol y las drogas; la fuerza recae en la representación del mito, de las grandes hazañas y la misión suprema. Los problemas mundanos ocupan un segundo plano frente a las grandes misiones que traerán consigo la gloria eterna y el renombre.

Hércules: Entre desmentir el mito y crear la leyenda

Ninguna de las dos pasará a la historia del género y probablemente se olviden de ellas a la hora de mencionar las adaptaciones cinematográficas del personaje (y en el caso de recordarlas sería como lo que no se debe hacerse en el séptimo arte). Las versiones italianas de finales de los años 50 y 60 protagonizadas indistintamente por Steve Reeves y Reg Park seguirán siendo el modelo a seguir (o copiar, según sea el caso) en los años venideros. Una verdadera prueba de que el desarrollo de la tecnología no está relacionado directamente con un aumento en la calidad de las películas.