Apocalipsis y Distopía. La historia fragmentada

Estos relatos ahondan sobre todo en la carencia ( de agua, alimentos, medicina, etc. ) una excusa por mostrar la fragilidad de nuestros tiempos y la eventual perdida de las abundancias. Una metáfora que busca criticar el neoliberalismo como fracaso del capitalismo. Esta desconfianza es heredera de la posmodernidad. Para las producciones actuales no importa tanto el peligro de afuera como el de adentro mostrando así, la capacidad autodestructiva de la humanidad.

Días después del mañana

Se interpreta así el Apocalipsis como un proceso de cambio, una catarsis necesaria para la civilización (Occidental) y la reivindicación de lo significa ser humano. Nada más elocuente y cotton candy que narrar una historia donde millones mueren y solo la ley del más fuerte, salva al hombre. Los acicates metafóricos quedan entonces a las recepciones de cada individuo y los discursos culturales imperantes… o simplemente convertir la destrucción en una obra de arte.

De vuelta al ataúd

El vampiro del siglo XXI dista tanto de su homologo del siglo XX que no sabemos si es el mismo. El romance paranormal influyó en el cambio de su representación y la decadencia del mito.

De Clásicos y Best-seller.

El género romántico carga con muchos prejuicios y clichés. Suele ser sumamente juzgado y objeto de aprensiones. Se suelen atribuir al mal gusto y poco artístico o serio. Por supuesto, dichas connotaciones llevan una carga tradicional. Empezando con etiquetar como novela rosa. Dando a entender que es exclusivamente para ¨Damas¨. Además, supuestamente ofrecían los anhelos y deseos de la mujer; puesto que vendían un modelo de masculinidad ideal y el concepto de matrimonio como propósito de vida.  

Takahata bajo la lupa

Takahata fue una de las indiscutibles figuras que llevó a la animación nipona hacia cuotas de popularidad impensables y un boom internacional que hoy por hoy sigue creciendo. Más que una leyenda, que se ocultó en la sombra de grandes maestros,  fue un creador único en su generación por ser pionero en llevar la animación no solo al público infantil sino también a los adultos .

Miyazaki bajo la lupa

En cierto modo, esta es la esencia Miyazaki, las historias se vuelven excusas en función de transmitir un mensaje. Excusas bien contadas y bellamente estructuradas, con una animación exquisita, pero excusas a la larga, donde San y Ashitaka, protagonistas de La Princesa Mononoke son solo un vehículo para hablar de las consecuencias de la guerra y la contaminación. Para Miyazaki hay una cosa clara, si bien el mensaje es importante, este no puede, en ningún momento, alejarse de la forma y ambos tienen que ser explotados de un modo inteligente.

Estudio Ghibli: Obertura

La existencia de esta empresa y la filosofía en el modo de hacer se deben, en gran medida, al dibujante, guionista y director Hayao Miyazaki (1941-), aunque cabe destacar los significativos aportes del también director Isao Takahata (1935-2018) y el productor Toshio Suzuki (1948-). Si bien los primeros fueron formados como profesionales en Ciencias Políticas y Económicas y Literatura Francesa, respectivamente, terminaron ligados a la industria de la animación; de la década de 1970 datan sus primeras colaboraciones en series anime tan conocidas como Heidi y Marco.

Orígenes e introducción a la representación del mito grecorromano en el cine.

La primera película propiamente de género péplum y centrada en la mitología es Hércules. Así es, el héroe más representado de la historia de cine (con más de 30 adaptaciones cinematográficas). El filme en cuestión, fue dirigido por Pietro Francisci y construyó los pilares sobre los que se basaría este género cinematográfico. Poco realismo histórico, escenarios y luchas exageradas y poco naturales, énfasis en los elementos fantasiosos, la libre imaginación y la presencia de tres arquetipos inmutables: el Héroe, el Villano y el interés amoroso.

De replicación de fórmulas. Las series médicas y su papel en la construcción de un nuevo lenguaje.

a nueva era para las series de ficción. Permaneció al aire hasta 1953 y en escasos tres años revolucionó completamente el mundo televisivo. El fenómeno se expandió a lo largo de todo el mundo y desde entonces, y con la excepción del período comprendido entre 1956 y 1961 siempre ha habido una serie del género en transmisión en el país

Los clásicos Disney o el surgimiento y consolidación de un imperio.

Los motivos para realizar un largometraje no suponen un secreto para nadie y responden a la propia esencia del cine. El cine es arte y es industria y, precisamente por ello Disney necesitaba un largo. Las ganancias obtenidas por los cortometrajes no suponían beneficios, pues eran destinadas a la realización de nuevos cortos y a la vez, estos imposibilitaban el desarrollo de los personajes y las historias.