Lo innecesario de un live action.

De manera general, intenta mantener la esencia original. Preserva el corte musical, a diferencia de Mulan que elimina las canciones por completo y las sustituye por penosas referencias. Realiza los cambios necesarios en la letra de Arabian nights (Noches en Arabia), para eliminar el racismo y prejuicio inherente. Las interacciones entre Jazmine y Aladdin son más realistas y con mayor frecuencia. Además, para equiparar la importancia de ambos protagonistas se agrega una canción de presentación de Jazmine como complemento del momento sonoro del descubrimiento de Aladdin de su inutilidad; ambos temas son consecuencia directa de su encuentro y terminan por definirlos

Analizando la «mega» dirección artística de Mulán (2020)

Tampoco faltaron los errores en la puesta artística respecto a la historia y el arte chino, tema central de esta crítica. Los creadores de la película revelaron en conferencias de prensas que sí se realizó un profundo trabajo de investigación y, si bien, ya no encontramos las geishas de su versión pasada, no dejan de ser evidente algunos baches a la hora de la puesta. En esta ocasión, su principal error no fue la representación de lo chino, sino su contextualización en la trama en tiempo-espacio y su representación desde la mirada de lo occidental.