A todos los chicos (de Miyazaki) de los que me enamoré

Son más que un interés romántico, también necesitan ser salvados y no están exentos de sufrir, llorar o ser débiles. Por tanto, no responden al ideal de viril, violento o físicamente atractivo de lo tradicionalmente aceptable. En Ghibli todos son merecedores de respeto y admiración: el chico de gafas, el pueblerino, el brujo atractivo, el padre e incluso aquel que sufre una maldición. Los personajes masculinos de Hayao Miyazaki son parte de su identidad artística cinematográfica diegética.

El culto al cuerpo. Lo masculino en el cine péplum

Por Gretchen García En la historia del arte la representación de la figura masculina está relacionada, en su mayor parte, a la fuerza y el poder. Musculaturas exageradas, pecho tonificado y vello facial conformaban el modelo de belleza canónico desde el arte preclásico. Ya sea como gobernante o personaje mitológico el hombre era físicamente atlético … Sigue leyendo El culto al cuerpo. Lo masculino en el cine péplum

Masculinidad al descubierto. Construcción de personajes masculinos en la película animada de La Bella y la Bestia.

Históricamente en el cine, y particularmente en Disney, la masculinidad y feminidad se presentan como un binomio en el que el poder, la acción y la virilidad se contraponen a la inferioridad, pasividad y fragilidad. Los iconos más recordados y sexualizados en la cultura popular responden a un modelo de masculinidad fuerte, con mucha seguridad y narcisismo, en los que sobre enfatizan su heterosexualidad. Esta cualidad es importante porque para la tradición cinéfila, sobre todo animada, un hombre con gestos femeninos es homosexual, uno de complexión delgaducha y gafas es intelectual y el sobrepeso se asocia al humorista, de modo que todos los estereotipos están sujetos a clichés sociales e históricos. No cabe duda que, en las animaciones de Disney centradas en princesas, la representación femenina está sujeta a un discurso patriarcal que la somete a un estatus de sumisión. Son pocos y ofensivos los arquetipos femeninos que encontramos en Disney. En cambio, la representación masculina es mucho más variada; entre las que destaca el personaje del príncipe encantador o azul.