Love Hard

Las películas románticas siempre venden y tienen un plus si es sobre navidad y se estrenan en navidad. Persisten grandes clásicos pero Love Hard, peca en exceso de clichés, sobre todo en cuestión de diseños de personajes. Tenemos la sarcástica amiga siempre presente para escuchar las quejas o impulsarla a tomar decisiones, el jefe exagerado y exigente, el interés amoroso atractivo con gustos exóticos, el chico nerd y por supuesto la protagonista atractiva.

Romances de fantasía. El amor no siempre es puro.

Incluso cuando el romance no es el centro de la historia, ni está pensando para un público femenino (enfoque principal del género romántico en la literatura), aparece en cientos de producciones pertenecientes a otros géneros como una subtrama. Es que, incluso tras la más épica de las batallas, el joven héroe (o heroína) necesita de alguien que lo espere en casa o salga a la lucha con él. Los sacrificios se hacen en nombre del amor y se recurre a cualquier estrategia para mantener a la persona amada a salvo.

El duque y yo

Daphne, la mayor de las hijas Bridgerton, la joya de la temporada, que desea un amor y una familia como la de sus padres; y Simón, el duque que quiere poner fin a su estirpe como parte de una venganza contra su muerto padre. La historia transcurre mientras ambos realizan un extraño cortejo, que entremezcla elementos eróticos en danzas y salidas a pasear.